La Cámara Chilena de la Construcción (CChC) realizó un estudio sobre los planes reguladores de las comunas de la región del Maule, que dio cuenta que varias no cuentan con el instrumento y otras tienen uno desactualizado.

El no considerar una planificación territorial o utilizar un documento muy antiguo es un problema para el óptimo desarrollo de las comunas y genera incertidumbre entre sus habitantes. Dicho cuestionamiento fue el motivo que impulsó la creación del informe de parte de la CChC, a través de su Unidad de Estudios.

En los datos se expuso que, en el caso del Maule, de las 30 comunas que la componen, sólo 13 de ellas cuentan con sus planes reguladores vigentes: Curepto, Linares, Romeral, San Javier, Teno, San Clemente, Yerbas Buenas, Maule, Talca, Curicó, Cauquenes, Colbún y Pelluhue.

Asimismo, las últimas cinco mencionadas son ciudades que concentran más del 42% de la población regional y tienen planes reguladores de entre 10 y 5 años de antigüedad.

Por otro lado, las planificaciones de las comunas de Molina, Parral, Vichuquén y Constitución se encuentran en estado de modificación y con una vigencia superior a las dos décadas.

A su vez, las 13 comunas restantes: Chanco, Hualañé, Licantén, Rauco, Sagrada Familia, Longaví, Retiro, Villa Alegre, Empedrado, Pelarco, Pencahue, Río Claro y San Rafael no cuentan con dicho instrumento.

Paolo Carrera, presidente de la CChC Talca, destacó la importancia de que, en los procesos de renovación de la planificación urbana, exista participación ciudadana activa y temprana, tal como lo está haciendo la Ilustre Municipalidad de Talca, a través del Plan Maestro en el que están trabajando junto al asesor urbanista Luis Eduardo Bresciani.

“Uno de los principales atributos de los planes reguladores es que generan certeza, en la medida que son informados a la comunidad, porque tanto las personas conocen de manera anticipada lo que se llevará a cabo en el territorio que habitan, así como también el sector privado y el sector público contarán con claridad para poder desarrollar proyectos acordes a las necesidades y características de cada comuna”, sostuvo Carrera ante el tema.

“La discusión de los instrumentos de planificación debe efectuarse en plazos acotados, ojalá de no más de un año, y que se cuente con visiones de largo plazo -30 años-, con una revisión periódica cada 5 años”, puntualizó el presidente de la CChC regional.