Este martes deberá comparecer ante la comisión de Agricultura de la Cámara de Diputadas y Diputados el ministro del ramo, Antonio Walker, tras el anuncio de cierre de la planta azucarera Iansa de Los Ángeles.

Así lo informó el diputado radical por el distrito 21 Lota, Bío Bío y Arauco, José Pérez (PRSD), quien criticó la medida de la empresa, a la cual acusó de desentenderse de sus trabajadores.

En este sentido, manifestó que solicitó a Iansa una explicación de los motivos del término de sus operaciones en Los Ángeles y el destino que tendrán los empleados de la fábrica con más de 50 años de presencia en esta ciudad.

“Esta planta Iansa de Los Ángeles que es la primera que comenzó a funcionar a nivel país, que de la noche a la mañana dicen que se va a cerrar la planta, que van a trabajar solamente en Cocharcas para mejorar la calidad, bajar los costos, pero aquí debieron ser un poco más prudente y haber avisando con antelación a los agricultores y a los trabajadores”, sostuvo.

Agregó que “esto tomó de sorpresa a mucha gente, de tal manera que es una mala conducta de Iansa. Yo creo que va a tener un efecto muy negativo en nuestra agricultura de toda la provincia de Bío Bío, de una parte de Malleco. También tenemos más al sur que se está cultivando esta remolacha”.

Por su parte, el senador por las regiones de Ñuble y Bío Bío, Felipe Harboe (PPD) señaló que se comunicó con el ministro de Agricultura, Antonio Walker, para establecer una hoja de ruta para los productores de remolacha.

Explicó que acordaron hacer un trabajo en conjunto para apoyar la diversificación en cultivo de especies y variedades que tengan ventajas comparativas.

Asimismo, el legislador reparó en que, de seguir esta tendencia en la baja de consumo del producto azucarero, “es evidente que en el corto plazo pasará lo mismo con la planta de Ñuble”.

Harboe también dijo que para evitar que haya una crisis social de los remolacheros cuando se cierre la planta, es clave la incorporación de un plan de reconversión, enseñando y ayudando a transitar a los agricultores hacia otros cultivos que tienen mayor nivel de consumo a nivel internacional, como son las frutas blandas, los berries y otros.

Finalmente, solicitó al Ministerio de Agricultura incluir en el presupuesto o en algún programa especial la reconversión de productores de remolacha.