La fiscalización en dos cantinas del sector Arenal de Talcahuano reveló varios aspectos, como la indiferencia de algunas personas con la posibilidad de contagiarse y morir de covid-19.

El equipo especial de la PDI creado para detectar locales que poseen prohibición de funcionamiento, dejó seis arrestados, comentó el subcomisario Erwin Cea.

En detalle, dos detenidos corresponden a los encargados de las tabernas, uno de ellos de 84 años; y los cuatro restantes a consumidores que desde temprano se encontraban en el lugar, uno también un octogenario.

Ambos locales quedaron con prohibición de funcionamiento, decretada por el personal de salud que concurrió junto a la PDI, y los seis detenidos libres, pero a la espera de citación de la fiscalía.