Un hogar, eso es lo que busca la Corporación Coaama para Huracana. ¿Quién es ella?, una perrita de ya 15 años, quien pese a todo pronóstico, sigue buscando una familia que le entregue amor para pasar sus últimos años.

Pero esto no ha sido fácil, así lo señaló la corporación en su cuenta de Facebook, donde contaron los tristes hechos que han afectado últimamente a la perrita “más viejita, la más sabia, la que más necesita un hogar”, del albergue en Hualpén, región del Bío Bío.

Según señalaron, la mañana del 7 de julio, Huracána fue encontrada en su canil con un importante trozo de piel menos en su lomo, y como si fuera poco, no tenía su cola. Apenas podía caminar, sus heridas y avanzada edad no se lo permitían.

Inmediatamente fue trasladada a urgencias en la clínica veterinaria Mascoti.

Afortunadamente, Huracana salió airosa de su operación. Sus 15 años no fueron impedimento, pero aún no saben cómo terminó con semejantes heridas.

Corporación Coaama
Corporación Coaama

Un hogar para Huracana

Durante la noche de ese día estuvo en observación, pero desde la corporación tomaron una clara determinación: no volverá al albergue.

Para quienes trabajan en Coaama encontrar una familia que proteja y le entregue el amor que necesita Huracana para pasar sus últimos años, es fundamental.

Por este motivo iniciaron una campaña en redes sociales, enfatizando en que “decidimos ahora encontrarlo a como de lugar, es muy urgente, el albergue ya no es una opción, necesita un hogar real”.

Han pasado meses buscando una familia que reciba a Huracana, pero aún no ha llegado. Bien saben, la esperanza es lo último que se pierde.

“Un albergue no es un hogar y aunque tratamos y hacemos lo imposible, jamás cumpliremos la función de una familia, donde tengan su espacio y un lugar propio, lejos del peligro”, agregaron desde Coaama.

Lamentablemente, el albergue de Coaama ha sido víctima de numerosos robos en el último tiempo, los que sumados a la compleja situación actual, hacen que sea imposible incorporar nuevos perritos.

Durante el último robo, los responsables se llevaron el alimento de los perros y diversos elementos del lugar. Producto de la compleja situación del país, decidieron no realizar una nueva colecta. Además, señalaron, no quieren ser víctimas de un nuevo robo.