Un recurso de protección presentó la Federación de Trabajadores Pesqueros (Fetrapes) contra la empresa Blumar y la Subsecretería de Pesca por el traspaso de una parte de la cuota de sardina y anchoveta a armadores artesanales, denunciando que la medida afecta a quienes se desempeñan en las plantas de harina de pescado.

En la acción legal se asegura que puntualmente Blumar entregó parte de su cuota a armadores, por lo que sus trabajadores tienen ahora menos materia prima para elaborar y por ende afectando y disminuyendo sus ingresos, lo que se traduce en un cambio unilateral de los contratos de trabajo.

Tras el análisis del escrito, el tribunal de alzada acogió a trámite el recurso, solicitando los antecedentes del traspaso de la cuota de pesca a Blumar y la Subpesca, pero rechazando una orden de no innovar que buscaba paralizar la medida, argumentando la corte que no hay argumentos de peso como dar lugar a la solicitud.

A través de un comunicado, Blumar, junto con precisar que la acción legal representa a sólo dos trabajadores miembros de Fetrapes y quienes se desempeñan en la empresa, asegura que la cuota de sardina y anchoveta traspasada a los armadores -que se ajusta a la legalidad- llega igualmente a su planta en Talcahuano para el procesamiento, por lo que no existiría el perjuicio denunciado por la federación.