Nacional
Viernes 29 junio de 2018 | Publicado a las 11:28 · Actualizado a las 11:46
El largo periplo de un cliente que esper√≥ 4 a√Īos soluci√≥n por una moto que dur√≥ ocho d√≠as
Publicado por: Manuel Cabrera
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Tan sólo 8 días. Ese fue el período de tiempo que Gastón Alarcón Cuevas alcanzó a tener en su poder una moto, antes que iniciara un proceso que le conllevó más de un inconveniente.

Todo comenzó en noviembre de 2014, fecha en la que el coronelino adquirió por $850.000 una moto enduro 200 cc de marca Um en la multitienda Jonhson de Concepción, la cual -luego de unos días- debió llevar al servicio técnico.

“Al contado la compr√©”, recuerda Alarc√≥n, a√Īadiendo que “la moto part√≠a, luego se deten√≠a. Me pas√≥ dos veces”; siendo derivado -posteriormente- a un t√©cnico con sucursal en avenida Los Carrera.

En dicho lugar le fueron dando fechas tentativas de reparaci√≥n; eso s√≠, Gast√≥n no se imaginaba lo que se ven√≠a, acotando que “llegu√© a ver qu√© pasaba con la moto y el local estaba cerrado”. El servicio t√©cnico hab√≠a quebrado.

Burocracia y problemas

Durante m√°s de tres a√Īos Gast√≥n vivi√≥ s√≥lo inconvenientes, en un casi eterno recorrido, ya que luego de demandar a la due√Īa del servicio t√©cnico, la Fiscal√≠a le inform√≥ que se hab√≠a cerrado el caso, tomando en cuenta que la demandada se present√≥ a una audiencia, sosteniendo que su moto hab√≠a sido derivada a Santiago, espec√≠ficamente a la empresa correspondiente a la marca del veh√≠culo, por lo que √©l deb√≠a ir hasta la capital a recuperarla.

Como era de esperarse, Gastón apeló a los conductos formales para ver su problema solucionado, considerando -como factor principal- la nula responsabilidad de su parte en tan confuso escenario.

Acto seguido, el hombre acudi√≥ al Sernac, desde donde le indicaron que “mandaron un correo a Johnson para que devolviera el dinero, el cual no fue respondido por la tienda”, lo que signific√≥ que el Servicio Nacional del Consumidor no pudiese “hacer nada m√°s”, en palabras del afectado.

Luego de aquello, Alarc√≥n fue nuevamente a la tienda, donde le manifestaron “que pod√≠a demandarlos, que estaba en todo mi derecho, pero que ellos no me pod√≠an devolver mi dinero, ya que yo ten√≠a que recuperar la moto”, optando por una demanda en 2017; proceso que finalmente fue cerrado por la Fiscal√≠a sin mayores resultados.

Adem√°s del desgaste emocional de una situaci√≥n de este tipo, Gast√≥n pidi√≥ en varias ocasiones permiso en su trabajo, factor que afect√≥ directamente su bolsillo, ya que √©l es un “trabajador eventual” en el puerto de Coronel, por lo que un d√≠a de ausencia laboral le significan ingresos que no recupera.

Buscando una solución

Cansado de todo lo vivido, Gast√≥n Alarc√≥n busc√≥ llevar su caso a los medios de comunicaci√≥n, contactando a BioBioChile para obtener alg√ļn resultado.

Nuestro medio consultó a representantes de la tienda comercial, para obtener su versión sobre las denuncias del afectado. Sin embargo, antes de dar una respuesta indicaron que debían revisar el caso. Nos pidieron algo de tiempo. Se tomaron varias semanas, pero -con algo de sorpresa, hay que asumir- desde Jonhson contestaron que se comunicarían de manera directa con Alarcón, para así proporcionarle una solución definitiva.

Esperamos por un desenlace. Fue as√≠ como este jueves, luego de casi cuatro a√Īos llenos de problemas y malos ratos, Gast√≥n Alarc√≥n acept√≥ la alternativa que le ofreci√≥ la tienda y recibi√≥ un vale vista por la suma de $1.300.000, poniendo punto final a un proceso que -en un momento- pens√≥ nunca acabar√≠a. “Estoy muy contento y agradecido”, manifest√≥ el coronelino, quien desea que nadie tenga que pasar por lo que a √©l le toc√≥.

Tendencias Ahora