Nacional
De los cafés a moteles: investigadores privados de Concepción cuentan cómo espían infieles
Publicado por: Yerko Roa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Los amantes de Concepción se toman un café en el centro, pero los sorbos no son lo esencial para los hombres que los vigilan, sino los abrazos por la espalda, las caricias y las miradas. Ellos buscan esos gestos mientras los infieles no saben que los observan de cerca, pero sí, ellos están ahí mirándolos. Porque a los investigadores privados de Concepción no les falta trabajo.

Para conocer cómo ejercen en la zona, consultamos a un detective activo y a una persona que ejerció el trabajo durante los 90 y principios del 2000.

El primero form√≥ la agencia Age Sip hace 20 a√Īos, en la que hoy hay 13 agentes, todos ellos de m√°s de 50 a√Īos.

“Ha sido un proceso de largo, al principio fue un tema de investigaci√≥n por internet, de averiguar direcciones y la agencia se fue formando sola”, explic√≥.

Sus casos son, en su mayoría, de infidelidades: cerca del 90% corresponden a los de este tipo.

El segundo, el Inspector, como se hacía llamar en sus tarjetas de presentación y que pidió reserva de su nombre, ejercía como oficinista del centro y este era un trabajo paralelo, que ahora realiza esporádicamente porque está abocado a una empresa familiar.

Los datos que entregan están en la misma línea que los que entregó la revista Paula la semana pasada, que aseguraba que en Santiago los detectives tienen muchos casos, debido principalmente a infidelidades.

Lee también: Investigadores privados revelan cómo operan en Chile: cazar a infieles es la mayor demanda.

Las tarifas en la capital irían por sobre de los 400 mil pesos hasta los 10 millones. Hay agencias con hasta 40 trabajadores.

Esto llevado a Concepci√≥n podr√≠a ser a√ļn m√°s radical: de acuerdo al sitio web Ashley Madison, a trav√©s del cual se contactan infieles, Concepci√≥n ser√≠a la ciudad con m√°s usuarios de Chile.

Emilio Lara (BBCL)
Emilio Lara (BBCL)

El trabajo del detective privado activo confirma que son bastantes los enga√Īos rom√°nticos en la regi√≥n. Eso s√≠, la situaci√≥n no es id√©ntica a Santiago, sino que hay varios contrapuntos.

Por un lado el investigador asegura que sus tarifas son m√°s bajas que las de all√° porque, a diferencia de la capital, sus clientes no poseen tanto dinero. “Generalmente los que contratan son de clase media. Ac√° en la zona son m√°s econ√≥micos que en Santiago, van de los 280 mil hasta los 800. Yo dir√≠a que promedio 300 y algo”, afirm√≥.

En la capital además serían más mujeres que hombres quienes estarían pagando por este servicio. En la región del Bío Bío se da la situación inversa.

“Las mujeres llaman bastante pero no tienen los recursos. Es un tema monetario, porque el hombre va decidido, pr√°cticamente no cotiza, sino que llama y manda a seguir a la esposa o algo as√≠”, cont√≥.

La rutina

En la experiencia del detective activo, los penquistas no van mucho a moteles si son casados. √Čl asegura que algunos van a aquellos que est√°n camino a Penco, pero que usualmente se da en otro tipo de situaciones.

‚ÄúQuiz√°s es un tema m√°s sicol√≥gico, pero los que van a los moteles yo creo que es gente sin mayores compromisos. Los casados no van a los moteles, separados s√≠. A veces su expareja pide que los vigilen para saber qu√© ocurre. Pero en un esposo, viviendo como corresponde, no se da tanto eso. Van a departamentos, a domicilios, a la casa de la amante que tienen hace a√Īos, eso se da‚ÄĚ, asever√≥.

Además, agregó que en los casos de moteles no los siguen, porque por las condiciones del tráfico suelen perder a los automóviles que toman esa dirección.

La experiencia del Inspector difiere, ya que seg√ļn √©l lo de los moteles ocurre bastante, aunque los dos coinciden en algo: el lugar favorito para juntarse son las cafeter√≠as del centro de Concepci√≥n.

Contexto | ARCHIVO | Agencia UNO
Contexto | ARCHIVO | Agencia UNO

“Est√°n llenas de infieles. Las preferidas son las que est√°n dentro de las galer√≠as porque son m√°s discretas”, manifiesta el Inspector.

Seg√ļn el investigador activo, el trabajo generalmente se centra en capturar im√°genes en lugares como estos.

Hay otras opciones, como fotografiarlos entrando o saliendo de un edificio con la amante, pero es m√°s complicado. En los caf√©s, la clave est√° en capturar los gestos m√≠nimos que delatan el romance ‚Äďcomo los ya mencionados brazos por la espalda y las miradas‚Äď.

Aunque de acuerdo a él, la mayoría de las veces basta con una imagen de espalda de la pareja: la persona que contrata la ve e inmediatamente suele reconocer a su marido o esposa siendo infiel.

Las t√©cnicas que usan suelen ser de este tipo, porque evitan otro tipo de artima√Īas, como utilizar aplicaciones espejo en el celular para espiar a la persona.

‚ÄúSe ocupan todos los medios posibles, pero hay temas legales, porque algunas t√©cnicas se pueden tomar como una intromisi√≥n a la privacidad de las personas, como hackear el tel√©fono, que es ilegal. Yo no digo que no se pueda hacer, pero nosotros lo evitamos al m√°ximo‚ÄĚ, revel√≥ el investigador.

El horario del adulterio penquista es variable, pero generalmente ocurre después del trabajo. Al almuerzo y después del gimnasio no ocurre tanto, aunque existen excepciones.

‚ÄúEn uno de los √ļltimos casos, la mujer despu√©s de dejar el ni√Īo al colegio iba a la casa de otra pareja‚ÄĚ, cuenta el detective activo.

Hombres de puerto

El Inspector dijo tener basta experiencia investigando las zonas de Talcahuano, Coronel y Penco, donde se encuentran los puertos.

De acuerdo a él, la cosa es distinta ahí, porque los hombres trabajan por turnos y sus pagos son semanales o quincenales.

En sus tiempos, los hombres llegaban a casa constantemente sin dinero, ya que se lo gastaban en locales nocturnos, en donde surgían romances.

“La mujer del portuario sabe eso y lo encara, ellas saben como funciona ese mundo. En esas comunas hay hartas trabajadoras sexuales y ah√≠ tambi√©n nacen relaciones amorosas”, afirm√≥ el Inspector.

Municipalidad de Talcahuano | Facebook
Municipalidad de Talcahuano | Facebook

El hombre dice que tomaba resguardos con estos casos, como colocarse un bigote falso cuando se reunía con una clienta y después sacárselo con la siguiente.

“La raz√≥n es que despu√©s perdonan al marido, pese al esc√°ndalo de descubrirlo. Entonces revelan que contrataron a un investigador y despu√©s ese trabajador le cuenta a los colegas que un tipo de tal y tal caracter√≠stica anda ofreciendo servicios de esp√≠a”, explic√≥.

Reconciliación

Sobre si las parejas se arreglan, en la experiencia del investigador activo, en la mayoría de los casos eso no sucede. Aun así, las parejas que vuelven a estar juntas no son pocas, de hecho él cree que andan bastante cerca de la mitad de los casos.

Aquellos enga√Īados que llaman m√°s seguido, que aparecen m√°s preocupados y deteriorados por la situaci√≥n que est√°n viviendo, son los que menos pueden despu√©s salvar su relaci√≥n.

‚ÄúSon especies de romanticismos, algunos dan pena. Como un caso de hace un a√Īo en que un norteamericano de muy avanzada edad lleg√≥ a Chile a buscar a su esposa mexicana de m√°s de 40 a√Īos, que se vino con un chileno‚ÄĚ, record√≥.

El final del cuento no fue feliz para el anciano de Estados Unidos: después de un mes lograron hallar a la mujer, pero ella estaba contenta viviendo en Ancud, disfrutando del clima y de su nuevo amante.

El investigador ve en este aspecto tambi√©n una diferencia de g√©nero, porque seg√ļn √©l las mujeres no se echan hacia atr√°s cuando se van con un tipo, en cambio ‚Äúel hombre puede tener dos o tres mujeres por ah√≠ y despu√©s vuelve a su casa‚ÄĚ.

Otros trabajos

Pero no s√≥lo de enga√Īos viven los detectives, sino que tambi√©n hacen otro tipo de trabajos. El investigador activo recuerda que en una ocasi√≥n lo contrat√≥ un estudiante que andaba tras una mujer venezolana. Le entreg√≥ algunos datos sobre ella y tambi√©n su domicilio, aunque no sabe c√≥mo termin√≥ eso.

En materias no amorosas, tambi√©n a veces consigue direcciones de ciertas personas para distintos fines. Uno de ellos, que dice que se hace cada vez m√°s com√ļn, es la de los familiares que se buscan, por temas como el pago de la manutenci√≥n.

El investigador explic√≥ que otra raz√≥n son las demandas: ‚ÄúA veces no les gusta mencionar esto, pero hay un porcentaje peque√Īo de abogados que paga a investigadores privados para conocer la direcci√≥n del demandado. De Santiago nos contratan, unas 10 veces por a√Īo, para poder ubicar a los deudores ac√°. Si no se otorga una direcci√≥n los recursos quedan parados por muchos a√Īos‚ÄĚ.

Pese al buen pasar de la profesión, el detective activo dijo que está en riesgo por la proliferación de personas que ofrecen este trabajo por internet sin tener mayor experiencia ni recursos.

“Hay una cantidad de investigadores que se jactan de ser expolic√≠as y mayoritariamente no lo son, es s√≥lo un enga√Īo. Hay algunos j√≥venes que tambi√©n publican avisos, seguramente por falta de trabajo, pero no tienen p√°gina web, no tienen nada”, puntualiz√≥ el investigador.

URL CORTA: http://rbb.cl/jh1j
Tendencias Ahora