Nacional
Lunes 26 febrero de 2018 | Publicado a las 18:39 · Actualizado a las 19:07
Activistas van a invitación de iglesia evangélica que destruyó mural y no las dejan entrar
Publicado por: Francisca Rivas
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Indignaci√≥n gener√≥ en muchas personas un hecho ocurrido el pasado 13 de febrero, cuando un grupo evang√©lico destruy√≥ un mural sobre la violencia contra las mujeres en dictadura, emplazado en el sector Lorenzo Arenas de Concepci√≥n, para reemplazarlo por el siguiente mensaje: ‚ÄúJes√ļs es el se√Īor, Maip√ļ #410, todos los domingos 11:00 y 18:30 hrs”.

La pol√©mica a√ļn no ha terminado, pues este domingo 25 de febrero, las organizaciones de mujeres a las que pertenec√≠a el mural decidieron “acudir a la invitaci√≥n de asistir a la iglesia de la Congregaci√≥n Reconc√≠liate con Dios”, a la que pertenecen los j√≥venes que intervinieron el mural, seg√ļn ellas mismas declararon a BioBioChile. Y all√≠, acusan, no las dejaron ingresar.

Alrededor de 15 mujeres acudieron a dicha invitación, entre ellas representantes de la agrupación de Ex Prisioneras Políticas Urdiendo Memorias, de la escuela María Galindo, Colectiva VAMP, Coordinadora de lesbianas y feministas autoconvocadas, y Rebrote Feminista.

"Antes" y "Despu√©s" del mural | Centro cultural por la memoria ‚ÄúLa Monche‚ÄĚ y Pititore Ernesto Guerrero en Facebook
“Antes” y “Despu√©s” del mural | Centro cultural por la memoria ‚ÄúLa Monche‚ÄĚ y Pititore Ernesto Guerrero en Facebook

Su objetivo era contar a los asistentes de esta congregaci√≥n ‚Äúel da√Īo moral y los testimonios de las mujeres que sufrieron violencia pol√≠tica sexual en la dictadura c√≠vico-militar de Augusto Pinochet‚ÄĚ, se√Īalan, acci√≥n para la cual tambi√©n llevaron carteles y panfletos para repartir.

En ese sentido, agregan que quer√≠an ‚Äúpoder transmitirles oralmente el da√Īo que provocaron y que no se puede restituir con dinero‚ÄĚ.

No obstante, afirman que la iglesia cuenta con una portería resguardada por un guardia y puertas con sistema de cierre electrónico, y que cada persona que ingresa debe dejar sus datos y cédula de identidad. Allí, denuncian, se habrían negado a dejarlas pasar.

Ante la negativa a entrar a la iglesia, hubo disturbios menores, entre ellos discusiones verbales y el lanzamientos de panfletos en el sitio, pero las organizaciones aseguran que ratifican ‚Äúnuestra posici√≥n de no recibir dinero alguno de esta instituci√≥n‚ÄĚ y que tampoco aceptan el perd√≥n como ‚Äúuna excusa inocente frente a la gravedad de los hechos‚ÄĚ.

Sobre el mural, las organizaciones consideran que ‚Äúeste acto de borramiento de la historia y de la lucha de mujeres por visibilizar los episodios de violencia, fue intencional (…) A diferencia de lo que declar√≥ la instituci√≥n religiosa, la autorizaci√≥n que pidieron para escribir sobre el muro fue posterior a que pintaran por completo la instalaci√≥n art√≠stica‚ÄĚ.

‚ÄúCreemos que al pintar y borrar el mural, se pretendi√≥ una vez m√°s silenciar abruptamente esas mentes y cuerpos de mujeres que fueron activas protagonistas de cambios y revoluciones en la d√©cada de los 60 y comienzos de los 70 en Chile. Se intenta ocultar la violencia pol√≠tica sexual, lo sucedido a estas mujeres durante la dictadura c√≠vico militar‚ÄĚ, agregan.

Organizaciones acuden a iglesia evangélica |  Andrea Herrera (c), cedida a BioBioChile
Organizaciones acuden a iglesia evangélica |
Andrea Herrera (c), cedida a BioBioChile
Organizaciones acuden a iglesia evangélica |  Andrea Herrera (c), cedida a BioBioChile
Organizaciones acuden a iglesia evangélica |
Andrea Herrera (c), cedida a BioBioChile
Organizaciones acuden a iglesia evangélica |  Andrea Herrera (c), cedida a BioBioChile
Organizaciones acuden a iglesia evangélica |
Andrea Herrera (c), cedida a BioBioChile

El mural de las mujeres se realizó el 2016 y recientemente había sido restaurado, con ocasión de celebrar el 25 de noviembre, Día Internacional contra las Violencia hacia las Mujeres.

Para volver a hacer el mural, explican que ‚Äúpronto se realizar√°n acciones futuras, autogestionadas, para conseguir el financiamiento. As√≠ que invitamos a todas y todos quienes nos han apoyado a estar con nosotras y participar de las actividades que a futuro se proyectan, entre ellas un conversatorio‚ÄĚ.

Respuesta de la iglesia

Consultamos sobre el incidente a Alejandra Ortega, encargada J√≥venes de Iglesia Reconc√≠liate con Dios en Concepci√≥n, quien explic√≥ que “fue una situaci√≥n un poco complicada”.

“Nosotros les dijimos las explicaciones correspondientes, pero tampoco se puede llegar a un di√°logo, porque no hay mucha recepci√≥n”, relata, recalcando que como iglesia estaban dispuestos a entregar dinero para restituir el mural da√Īado, pero que las organizaciones afectadas se negaron a recibirlo.

Al respecto, a√Īadi√≥ que “igual es complejo que quisieran venir, si ya hab√≠an dicho que no quer√≠an hablar m√°s”.

“Ayer cuando llegaron no les dijimos algo distinto a lo que les hab√≠amos dicho antes”, que es que la destrucci√≥n del mural “fue un error de j√≥venes que no son de ac√° de Concepci√≥n, por lo que tampoco tienen idea de pol√≠tica ni nada parecido”.

“Pero tampoco hay una reacci√≥n mayor a lo que nosotros ofrecemos. Si m√°s no podemos hacer. M√°s que pedir disculpas, que fue un error, que en ning√ļn momento fue con mala intenci√≥n”, concluy√≥.

Así quedó el sitio donde estaba ubicado el mural destruido | Andrea Herrera (c), cedida a BioBioChile
Así quedó el sitio donde estaba ubicado el mural destruido | Andrea Herrera (c), cedida a BioBioChile
Tendencias Ahora