La totalidad de los municipios de la región de Valparaíso podrán oficializar el traspaso de funciones a nuevos alcaldes tras el retraso en la entrega de las actas de proclamación de parte del TER (Tribunal Electoral Regional).

Pese a esto, aún no se proclama la sentencia de los concejales, retrasando la gestión entrante de más de 20 municipios.

Tras la espera de las casas edilicias, la molestia e incertidumbre de los alcaldes electos y parlamentarios, este miércoles el Tribunal Electoral Regional de Valparaíso terminó de entregar las resoluciones para que la totalidad de los alcaldes y alcaldesas puedan concretar la asunción oficial de las administraciones comunales.

Instancia que se dilató debido a que el TER no entregó las actas de proclamación a tiempo. Sin embargo, ahora resta saber cuándo podrán asumir los diferentes concejos.

Esto, porque aún no han sido recepcionadas las sentencias de proclamación de los ediles, los que sin esa figura no pueden fiscalizar la labor de los alcaldes, dejando nuevamente postergada la oficialización del proceso en al menos 20 comunas.

La alcaldesa de San Antonio, Constanza Lizana, indicó que es una situación extremadamente grave y se pasa a llevar la democracia y la ley.

Donde también se proclamó a su alcaldesa fue en Viña del Mar, municipio que el pasado lunes realizó una ceremonia de cambio de mando más bien simbólica, debido al retraso en la entregas de las actas.

Macarena Ripamonti indicó que pese a esto aun no puede jurar, lo que ha interrumpido el flujo normal de la actividad administrativa.

El día oficial del traspaso de competencias fue el 28 de junio, pero sólo 12 de las 38 comunas de la región pudieron concretar el cambio de mando de alcaldes y concejales.

Servel responde a cuestionamientos

A través de un comunicado, el Servel junto al TER de Valparaíso se refirió a los cuestionamientos por la tardanza en la entrega de actas de proclamación de los alcaldes en la región.

“Si bien es efectivo que las actas de escrutinio de la elección de concejales en solo seis de las 38 comunas de la región de Valparaíso tenían errores menores de impresión, ello no fue impedimento para la entrega de resultados preliminares y confiables por parte del Servel la misma noche de la elección y para el escrutinio oportuno de los Colegios Escrutadores al día siguiente. En ningún caso puede servir de fundamento a la no proclamación de alcaldes cuyas actas no tenían ese problema”, explicaron.

Asimismo recalcaron la compleja misión que debieron asumir los vocales de mesas, algunos de los cuales terminaron sus funciones durante la madrugada. Pese a ello, destacaron que “hubo muy pocos casos en que los delegados de la Junta Electorales, después de jornadas aún más largas de trabajo, equivocaron el envío de las cajas con los votos, confundiendo los de las elecciones de constituyentes y gobernadores que debían enviarse a Santiago a disposición del Tricel, con los de concejales y alcaldes que permanecían en las regiones a disposición de los Tribunales Electorales Regionales”.

Argumentan que el “TER de Valparaíso, como señala en su declaración, tuvo que escrutar un número significativamente alto de mesas, lo cual explica la demora, justificada, para dar garantías al proceso”.

La mega elección de mayo pasado en pandemia batió todos los récords: en cuanto al número de candidatos, 16.730; en cuanto al número de mesas receptoras de sufragios, 46.087; de locales de votación, 2.731; de vocales de mesa, 230.435; de Colegios Escrutadores, 454; y un total de 784.287 actas de escrutinio, finalizaron.