A 15 años y un día de cárcel fue sentenciado un hombre por violar reiteradamente a su propio hijo.

El hecho quedó al descubierto durante una investigación ordenada por el Tribunal de Familia de Limache, debido a una denuncia por violencia intrafamiliar y vulneración de derechos, lo que motivó a que el menor quedara bajo custodia de cuidadores.

Tras los primeros dos años de la investigación a la familia sanguínea del niño, el mismo juzgado estableció un régimen de visitas entre padre e hijo. Fueron esos momentos los que el hombre aprovechó para violarlo, asegurando su silencio bajo amenazas y golpes en una situación que se prolongó por otros dos años.

La familia que estaba a su cuidado y los profesionales del Tribunal de Familia alertaron de la situación y lograron terminar con el régimen de visita, prohibiendo el contacto entre ambos e iniciando en 2016 una investigación por estos hechos.

Dicho proceso concluyó con la condena del hombre que deberá pasar 15 años y un día en la cárcel de Limache, mismo recinto donde donde se encuentra desde hace 18 meses.

“La sentencia recogió los planteamientos de la Fiscalía”, valoró el persecutor de Limache, Emilio Gatica.