Nacional
Sábado 08 diciembre de 2018 | Publicado a las 07:10 · Actualizado a las 07:11
El misterioso origen de las tortugas de Rapa Nui
Por Mongabay Latam
La información es de Michelle Carrere
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Cuando el primer rey de la isla Rapa Nui, Hotu Matu’a murió, su espíritu se convirtió en una tortuga. Los habitantes de este lugar de la Polinesia, que desde 1916 es parte del territorio chileno, se han traspasado esa historia unos a otros, de generación en generación.

Esta peque√Īa isla, que ha intrigado durante a√Īos al mundo entero por sus Moais, gigantes de piedra que fueron erguidos frente al mar, hace siglos y de maneras que a√ļn son una inc√≥gnita para la ciencia, es lugar de alimentaci√≥n de tortugas verdes y carey. En peligro y en peligro cr√≠tico, respectivamente, seg√ļn la Uni√≥n Internacional para la Conservaci√≥n de la Naturaleza (UICN) y la normativa chilena (Reglamento para la Clasificaci√≥n de Especies Silvestres-RCE).

La historia de Hotu Matu‚Äôa, si bien es probablemente una de la m√°s importantes en la cultura Rapa Nui, no es la √ļnica en donde las tortugas son protagonistas. Este animal tiene as√≠, ‚Äúun significado espiritual muy grande‚ÄĚ, dice Ana Pakarati, fundadora de la organizaci√≥n de conservaci√≥n y protecci√≥n marina TAPU y secretaria ejecutiva de Honui, que agrupa a los representantes de los clanes de Rapa Nui.

Isla de Pascua. Foto: Michelle Carrere
Isla de Pascua. Foto: Michelle Carrere

Es por eso que ‚Äúa nosotros no nos gusta que nos toquen las tortugas‚ÄĚ, dice Pakarati. Sin embargo, los habitantes de la isla no desconocen la delicada situaci√≥n de conservaci√≥n en la que se encuentran las tortugas marinas en todo el mundo, incluyendo Rapa Nui, y ‚Äúqueremos saber qu√© est√° pasando con ellas‚ÄĚ, agrega.

As√≠, tras la autorizaci√≥n entregada por la comunidad, Roc√≠o √Ālvarez, veterinaria especialista en recursos naturales, investigadora del N√ļcleo Milenio de Ecolog√≠a y Manejo Sustentable de Islas Oce√°nicas (ESMOI) y candidata a Doctor en Ecolog√≠a y Biolog√≠a Evolutiva de la Universidad de Chile, junto con otros investigadores de ESMOI, el equipo de ORCA Diving Center, Tapu y parte de la comunidad local, comenz√≥ el primer monitoreo de tortugas en la isla Rapa Nui.

El objetivo es descubrir de dónde provienen las tortugas que llegan a alimentarse a la isla y así poder proponer acuerdos transnacionales de cooperación y protección entre los países que constituyen hábitats claves para estas especies amenazadas.

El largo viaje de las tortugas

Las tortugas son animales altamente migratorios. Es decir, ‚Äúrecorren miles de kil√≥metros entre sus lugares de reproducci√≥n y aquellos donde se alimentan‚ÄĚ, explica Carlos Gaymer, director del ESMOI. Es por ello que la conservaci√≥n de estos animales, fuertemente amenazados, depende en gran medida de la protecci√≥n de los dos ambientes fundamentales de la vida de las tortugas: tanto el de reproducci√≥n y nidificaci√≥n, como el de alimentaci√≥n, explica Gaymer.

Cuando una tortuga nace en una playa, vuelve al mar donde es arrastrada por las corrientes. A la deriva, queda flotando en el oc√©ano hasta que alcanza el tama√Īo necesario para establecerse en una zona de alimentaci√≥n. Ah√≠ pueden pasar entre 20 a 30 a√Īos antes de que alcance su madurez sexual y cuando ello ocurre, vuelve a la misma playa donde naci√≥ para reproducirse. Esa fidelidad al lugar de nacimiento es conocida como filopatr√≠a.

Arribo de tortugas en Refugio de Vida Silvestre La Flor-San Juan del Sur-Nicaragua. Foto: Paso Pacífico.
Arribo de tortugas en Refugio de Vida Silvestre La Flor-San Juan del Sur-Nicaragua. Foto: Paso Pacífico.

Las tortugas nadan as√≠, miles de kil√≥metros entre sus zonas de alimentaci√≥n y de reproducci√≥n. Sin embargo, ‚Äúcomo siempre vuelven al mismo lugar para reproducirse, las poblaciones son muy diferenciadas unas de otras‚ÄĚ, explica √Ālvarez.

Dichas diferencias pueden incluso ser evidentes en la morfolog√≠a de los individuos. En el caso de la tortuga Chelonia mydas, tambi√©n conocida como tortuga verde, ‚Äúexiste un morfotipo mel√°nico, cuyo color del caparaz√≥n va desde el verde oliva a casi negro y otro morfotipo m√°s claro con colores tierra predominando el caf√© claro y anaranjado‚ÄĚ, dice la veterinaria.

Al parecer, estos morfotipos tienen distintos orígenes natales. Las primeras, de caparazón oscuro, se cree que se reproducen en el Pacífico Oriental, es decir, en playas como las de México, Galápagos o Costa Rica, mientras las segundas, aquellas de caparazón más claro, lo harían en el Indo Pacífico y Pacífico Occidental, por ejemplo, en Australia.

√Ālvarez explica que, en general, estos dos tipos de tortuga verde no comparten los mismos espacios. Sin embargo, ‚Äúhay lugares, como Rapa Nui, donde encuentras tortugas verdes de ambos morfotipos: claras y oscuras‚ÄĚ. Es as√≠ como, lo que √Ālvarez intenta descubrir, es de d√≥nde espec√≠ficamente provienen estas tortugas que han decidido compartir el mismo espacio de alimentaci√≥n, aun teniendo morfotipos diferentes. Pero no solo en Rapa Nui se da esta excepci√≥n. Lo mismo ocurre en lugares espec√≠ficos de Nueva Zelanda, Gal√°pagos, Costa Rica y Per√ļ. En todos estos lugares, √Ālvarez se encuentra estudiando a las tortugas, haci√©ndose la misma pregunta. De d√≥nde vienen, y adonde vuelven cada vez a reproducirse.

Foto: Primer monitoreo de tortugas en Rapa Nui. Foto: Roc√≠o √Ālvarez
Foto: Primer monitoreo de tortugas en Rapa Nui. Foto: Roc√≠o √Ālvarez

Los habitantes de Rapa Nui tambi√©n quieren saber. ‚ÄúNuestros antepasados siempre nos dijeron que las tortugas de la Isla eran de ac√°. Se reproduc√≠an ac√° y viv√≠an ac√°‚ÄĚ dice Pakarati.

Para responder a la inc√≥gnita, √Ālvarez ha utilizado tres herramientas: dos gen√©ticas y una morfol√≥gica (morfometr√≠a geom√©trica), que permite entregar detalles de la anatom√≠a del caparaz√≥n, de las aletas y de la cabeza.

La cient√≠fica explica que si bien los colores de las tortugas permiten diferenciar los dos morfotipos de tortuga verde ‚Äúla gama de colores tambi√©n var√≠a. Es decir, que entre las oscuras hay variaciones de tonalidades. Lo mismo con las claras‚ÄĚ. Debido a que lo anterior podr√≠a generar confusi√≥n a la hora de determinar el tipo de tortuga estudiada, √Ālvarez comprob√≥ cient√≠ficamente que, adem√°s del color, las tortugas tambi√©n tienen diferencias anat√≥micas. Es as√≠ como ‚Äúel morfotipo oscuro tiene un caparaz√≥n m√°s c√≥nico o triangular, mientras que el claro tiene uno m√°s ovalado, entre otras diferencias‚ÄĚ dice √Ālvarez.

A partir de estos reconocimientos genéticos y morfológicos, la científica será capaz de entender, cuando haya terminado de estudiar las muestras recolectadas, de dónde provienen las tortugas que se encuentran en estas zonas de alimentación, incluyendo las tortugas de Rapa Nui.

Medidas de conservación

‚ÄúSaber c√≥mo se mueven estos animales a nivel regional, permitir√° promover medidas de conservaci√≥n‚ÄĚ, se√Īala Gaymer. Ello, puesto que ‚Äúsi yo s√© que el 80 % de las tortugas de Rapa Nui viene de Gal√°pagos, podemos fortalecer acciones de conservaci√≥n en conjunto con Ecuador‚ÄĚ, explica √Ālvarez. ‚ÄúEsas medidas pueden ser, por ejemplo, restringir las actividades de pesca en los lugares espec√≠ficos donde llegan las tortugas para alimentarse, descansar o reproducirse‚ÄĚ, agrega la veterinaria.

Adem√°s, la cient√≠fica marc√≥ a las tortugas de Rapa Nui con una peque√Īa placa met√°lica que indica un n√ļmero √ļnico e irrepetible. La idea de esto ‚Äúes hacer un seguimiento en el tiempo. Ver c√≥mo cambian los individuos. Cu√°nto est√°n creciendo, o si existen ciertas amenazas locales como interacci√≥n con pesquer√≠as o enfermedades‚ÄĚ. Este tipo de marcaje tambi√©n les permitir√° conocer el movimiento de las tortugas a nivel regional en caso de que sean recapturadas en otros pa√≠ses.

Foto: Primer monitoreo de tortugas en Rapa Nui. Foto: Roc√≠o √Ālvarez
Foto: Primer monitoreo de tortugas en Rapa Nui. Foto: Roc√≠o √Ālvarez

Seis de las siete especies de tortugas marinas se encuentran bajo alguna categor√≠a de amenaza seg√ļn la Uni√≥n Internacional para la Conservaci√≥n de la Naturaleza. Las amenazas provienen de diferentes frentes: caza directa para consumo de carne y huevos, pesca incidental, destrucci√≥n de sus h√°bitats, contaminaci√≥n de los oc√©anos. En efecto, las tortugas son uno de los animales m√°s afectados por la contaminaci√≥n de pl√°sticos en el mar puesto que ‚Äúpor ejemplo pueden confundir las bolsas con medusas, que son parte de su dieta, entonces terminan ahogadas o con da√Īos en sus sistemas digestivos‚ÄĚ, explica Gaymer.

Al mismo tiempo que √Ālvarez lidera esta investigaci√≥n, que permitir√° conocer mejor los movimientos de las tortugas a nivel regional, Ignacio Petit, bi√≥logo marino, candidato a Doctor en Biolog√≠a y Ecolog√≠a Aplicada de la UCN e investigador de ESMOI junto con Camila Gonz√°lez, instructora de buceo de ORCA Diving Center, lideran un estudio que identific√≥ las rutinas de estos animales a nivel local, es decir, en Rapa Nui mismo. El estudio confirma que las tortugas ‚Äúvienen a comer a la costa cuando es marea alta, porque es cuando tienen acceso a las algas. En cambio, cuando es marea baja, se van a descansar‚ÄĚ, se√Īala Petit.

El bi√≥logo explic√≥ a Mongabay Latam que la investigaci√≥n consisti√≥ en analizar las fotograf√≠as tomadas, a lo largo de cinco a√Īos, por el centro de buceo ORCA. ‚ÄúComo las fotos tienen fecha y hora, pudimos cruzar esa informaci√≥n con la hora de las mareas. De esa manera, pudimos ver que en m√°s de un 80 % de los casos, la rutina de las tortugas se cumple‚ÄĚ, dice Petit.

Tortugas en Rapa Nui. Foto: ORCA Diving Center
Tortugas en Rapa Nui. Foto: ORCA Diving Center

Adem√°s, el bi√≥logo se√Īala que las tortugas son fieles a sus lugares de descanso. En efecto, ‚Äúpudimos ver que durante los √ļltimos cinco a√Īos las tortugas descansan, cada vez, en el mismo lugar‚ÄĚ.

‚ÄúEsta informaci√≥n ser√° muy importante para generar el plan de administraci√≥n de la nueva √°rea marina protegida de Rapa Nui‚ÄĚ, se√Īala Gaymer.

Dicho espacio, creado en junio de este a√Īo, es un √°rea protegida de m√ļltiples usos, es decir, que permite el desarrollo de actividades econ√≥micas sustentables, como la pesca artesanal y el ecoturismo.

Petit explica que los datos recolectados permitir√°n zonificar el √°rea marina protegida y definir zonas n√ļcleo donde se restrinjan al m√°ximo las actividades humanas. ‚ÄúPor ejemplo, sabiendo donde est√°n las camas ‚ÄĒnombre que los investigadores le han asignado a los lugares de descanso de las tortugas‚ÄĒ se puede determinar que no se pesque en ese sector. O que a ciertas horas no se realicen actividades de buceo, o definir velocidades m√°ximas para las embarcaciones‚ÄĚ, explica el bi√≥logo.

Foto: Primer monitoreo de tortugas en Rapa Nui. Foto: Roc√≠o √Ālvarez
Foto: Primer monitoreo de tortugas en Rapa Nui. Foto: Roc√≠o √Ālvarez

Los cient√≠ficos esperan que, a partir de esta informaci√≥n, sumada a otros estudios recientes, comience a desarrollarse el plan de administraci√≥n del √°rea protegida. Actividad que ‚Äúno se ha iniciado aunque ya deber√≠a haber comenzado‚ÄĚ, se√Īala Gaymer.

Ambas investigaciones, la regional y la local, desarrolladas en colaboración entre el ESMOI, ORCA Diving Center, Tapu, UCN y la Universidad de Chile, se complementan y unen a una serie de iniciativas mundiales que buscan proteger a las tortugas para frenar el deterioro de sus poblaciones.

Los esfuerzos no han sido en vano puesto que una investigación desarrollada por un equipo internacional de científicos, y liderada por Antonios Mazaris, ecólogo de la Universidad Aristóteles de Tesalónica en Grecia, determinó que la mayoría de las poblaciones de tortugas marinas, en todo el mundo, se están recuperando.

Una buena noticia para que las tortugas de Rapa Nui y el esp√≠ritu de Hotu Matu‚Äôa contin√ļen existiendo.

Este artículo fue publicado originalmente en Mongabay Latam

Tendencias Ahora