A 16 años en prisión fue condenado Johnny Jorquera, quien estranguló a su pareja Johana Soto en 2016 en Quillota.

Soto, de 24 años, ya tenía por una relación anterior dos hijas, de tres y cuatro años, y estaba en el tercer mes de embarazo cuando fue estrangulada.

Según la confesión de Jorquera la habría asfixiado con su propio brazo, con lo que echó por tierra una primera hipótesis que sugería que había ocupado un cable de televisión, el que de acuerdo al culpable puso para hacer pensar que Soto se había suicidado.

Jorquera estuvo 15 meses en prisión preventiva, los que se restarán de los 16 años a los que fue condenado, 15 por el delito de femicidio y uno por el de aborto.

El Ministerio Público pedía en el caso la pena de presidio perpetuo calificado, con lo que no podría optar a beneficios carcelarios por 40 años.

El fiscal del caso, Ulises Meneses, explicó las razones por las que recibió menos años de lo que pidieron, asegurando que las atenuantes jugaron un rol en la sentencia.

Valentina Stagno, directora del Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género (Sernam) en Valparaíso, valoró que se acreditara el femicidio y el aborto como hechos separados.

La defensa tiene 10 días para presentar un recurso de nulidad a la pena de presidio efectivo establecida por el Tribunal Oral por el caso que ahora será derivado a la Corte de Apelaciones de Valparaíso.

Violencia contra la mujer
Si eres víctima o testigo de violencia contra la mujer, denuncia al 149 de Carabineros, recibe orientación llamando al número corto 1455 del Sernameg o pulsa para usar el chat de denuncia Sernameg