Hasta el paso fronterizo de Colchane, en la región de Tarapacá, llegaron cerca de 150 ciudadanos venezolanos que intentan ingresar al país, tal como ocurre en el paso de Chacalluta, en la región de Arica y Parinacota.

Esta situación comenzó a registrarse durante el fin de semana, cuando más de 200 ciudadanos de ese país llegaron a la frontera con Bolivia. Sin embargo, al ser más grande y contar con más funcionarios, no se produjo tanta congestión.

Durante este jueves, un nuevo grupo llegó a ese punto, a lo que la autoridad respondió que deben contar con la documentación necesaria o no podrán efectuar el ingreso.

“No se les va a permitir el ingreso si no cumplen con los documentos que se requieren”, manifestó el intendente Miguel Angel Quezada, añadiendo que algunos fueron trasladado a La Paz.

Asimismo, aseguró que “vamos a seguir trabajando para que estén lo mejor posible”.

El paso de Colchane está situado a 4.000 metros sobre el nivel del mar y la temperatura puede llegar loas 30 grados en el día y a los -5 durante la madrugada.