A 12 años de presidio efectivo condenó el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Santa Cruz a Jhonny Fabián Piña Abarca, por la violación de una mujer con discapacidad visual en Pichilemu en julio del año pasado.

De acuerdo a antecedentes entregados por el tribunal, el día 14 de ese mes la víctima de 62 años esperaba locomoción colectiva en la calle Hernando de Magallanes de la Villa Las Proteas, momento en que el condenado -a bordo de una camioneta- se ofreció llevarla a su destino.

“Ella accede y se sube a su vehículo, pero no la lleva adonde esperaba. La lleva a un despoblado, donde procede a violentarla sexualmente”, indicó Rodrigo Gómez, juez vocero del Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Santa Cruz.

En esa línea, Gómez añadió que “sin embargo, arriesgando una pena muy alta, la defensa invocó diversas circunstancias, atenuantes para modificar su castigo”.

Eso sí, aseveró que “el tribunal sólo reconoció en definitiva, como atenuante, la irreprochable conducta anterior del imputado, puesto que este nunca había sido condenado por delito alguno y la agravante de haber cometido el delito en despoblado”.

Además de la condena ya señalada, Piña Abarca quedó inhabilitado de manera perpetua para ocupar “cargos y oficios públicos y derechos políticos”, además de “la inhabilitación absoluta para profesiones titulares y la prohibición de acercarse a la víctima, a su domicilio y lugar de trabajo por el tiempo que dure la condena; más al pago de las costas de la causa”.

A lo anterior, se suma que el hombre fue condenado a pagar a la víctima $15.000.000 por concepto de daño moral.