Una empresa fue descubierta realizando extracción ilegal de áridos en la ribera del río Tinguiririca, ubicado en la región de O’Higgins. Ante el delito de robo de bienes nacionales detuvieron a varios trabajadores y se paralizaron las obras de su planta procesadora.

El pasado lunes cuando la Municipalidad de San Fernando interpuso una denuncia por robo de bienes nacionales, que movilizó hacia el lugar a la Brigada Territorial Especializada y al Laboratorio de Criminalística de la PDI de Rancagua, junto a Fiscalía, personal de la Dirección de Aguas y del municipio local para indagar la situación.

En la ribera del río fueron sorprendidos varios operarios de la empresa realizando las labores de extracción, trabajos que no contaban con la autorización respectiva.

A raíz del hecho fueron detenidas nueve personas por el delito. Sin embargo, luego del procedimiento policial, el fiscal de turno dispuso que los detenidos fueran puestos en libertad, a la espera de la citación por parte del Ministerio Público.

La PDI, además, anunció una investigación ante un posible daño ecológico que podría haber afectado al río.

Desde la empresa usaban una máquina retroexcavadora y tres camiones que trasladaban los áridos a una planta procesadora, ubicada a 1 kilómetro del río, todo fue avaluado en $560 millones.

A su vez, en la planta procesadora se ordenó la paralización inmediata de las obras, donde también había un cargador frontal y harneros de diferente calibre.