Esta semana, una brutal agresión fue difundida en redes sociales, en que una niña es víctima de fuertes golpes de puño, patadas, cachetadas, junto a duros insultos de manera sostenida, por parte de otras dos menores, casi al punto de torturarla.

Pese a que el registro sale a la luz ahora, el hecho ocurrió el 8 de diciembre, cerca de las 21:00 horas, en la comuna de Graneros, en la región de O’Higgins.

Según lo que se escucha en la grabación, las jóvenes acusan a la menor golpeada de haber difundido alguna información por escrito en redes sociales, lo que habría generado la violenta reacción de las agresoras.

Más allá de la extrema violencia que emplean las autoras de la paliza, sorprende la nula defensa que opone la víctima, dejándose golpear por las demás jóvenes, al encontrarse acorralada, además de la baja edad de las involucradas, ya que ninguna supera los 13 años.

“Sácate las manos de la cara, fea culia”, “pégale, pégale, pégale”, “quedó rojita, al otro lado, pa’ que quedis parejito”, “se merece un combo en la boca”, “¿te dolió? ¿querís que te rompa los dientes?”. Son sólo una parte del relato de los más de 7 minutos de agresiones sin parar que fueron captados en cámara, con una víctima inmóvil, recibiendo certeros golpes y amenazas, cercano a la tortura, registro que no divulgaremos por su inusitada violencia y para no contribuir a la revictimización de la niña.

Capturas de video
Capturas de video

Fuentes confirmaron a BioBioChile que el caso fue denunciado a Carabineros de la Segunda Comisaría de la comuna el 9 de diciembre. Por razones evidentes, no se puede revelar la identidad de las involucradas. Por su baja edad, el caso podría haber sido dirigido a un tribunal de Familia, donde los antecedentes no son públicos.

Esta agresión causó tanto revuelo, que incluso llegó a conocimiento de autoridades del Sename. No obstante, las adolescentes no se encuentran en la red del organismo.

Las niñas asisten a un mismo colegio, el que tomó acciones, pero acordadas con los apoderados de las alumnas, como el cierre del año escolar para las tres luego del violento episodio. Las agresoras habrían sido retiradas voluntariamente, para ser matriculadas en otros establecimientos. En tanto, la víctima seguiría como alumna regular.

En la Superintendencia de Educación tuvieron acceso al video recién este lunes. Actuaron de oficio y solicitaron información al colegio.

Cristián Delso, director regional de la Superintendencia de Educación explica que el Mineduc cuenta con un programa de convivencia escolar que trata estos casos desde la perspectiva psicosocial, entendiendo que las agresoras también podrían ser víctimas de violencia simbólica sistemática.

La víctima era menor que sus agresoras. Tiene aproximadamente 11 años y cursa quinto básico, mientras que las agresoras tienen cerca de 13 años, aunque una está en séptimo y la otra en quinto básico.

La mayor de las agresoras tiene un historial de bullying y agresiones, por lo que la situación no sorprendió a su apoderada. No obstante, aseguró que ha recibido amenazas en su domicilio, por lo que no sólo retiró a su hija del colegio, sino que además se la llevaría de la ciudad.