Nacional
Ordenan a colegio renovar matrícula a joven: cancelación debe estar en reglamento interno
Publicado por: Guido Focacci
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La Corte de Apelaciones de Rancagua acogió un recurso de protección deducido por una apoderada y ordenó al Colegio Ayelén permitir la renovación de la matrícula de su pupilo.

En fallo un√°nime, la Primera Sala del tribunal de alzada acogi√≥ la acci√≥n cautelar y orden√≥ al establecimiento educacional dejar sin efecto la decisi√≥n de no renovar la matricula del alumno para el a√Īo escolar 2018.

“La normativa vigente exige, para la aplicaci√≥n de medidas disciplinarias en establecimientos educacionales, particularmente la de cancelaci√≥n de matr√≠cula de un alumno, que se establezca dentro del reglamento interno como sanci√≥n y luego, para proceder a ella, que exista un procedimiento previo, racional y justo, el cual debe estar contemplado dentro de dicho reglamento interno. (‚Ķ) Que, en el caso de marras, el Reglamento Interno no expresa, en parte alguna, cu√°l es ese procedimiento sancionatorio; no indica plazos, no se√Īala las condiciones de defensa, ni tampoco las garant√≠as de la misma, que en el caso de autos, debe ser un m√≠nimum asegurable”, sostiene el fallo.

La resoluci√≥n agrega que: “(‚Ķ) la decisi√≥n adoptada aparece del todo desproporcionada si se tiene presente que, en este caso particular, se trata de una sanci√≥n en contra de un adolescente de 17 a√Īos de edad, que se adopt√≥ de manera definitiva reci√©n el 15 de diciembre del a√Īo pasado, √©poca que hac√≠a pr√°cticamente imposible la matr√≠cula del mismo en otro establecimiento educacional para el per√≠odo escolar inmediatamente siguiente, violentando as√≠ la ley que precisamente dispone que “No se podr√° expulsar o cancelar la matr√≠cula de un estudiante en un per√≠odo del a√Īo escolar que haga imposible que pueda ser matriculado en otro establecimiento educacional”.

“De esta manera, la medida adoptada lo fue con un claro perjuicio que significa para su apoderada encontrar un colegio en donde el joven contin√ļe con su educaci√≥n escolar, situaci√≥n que la recurrida debi√≥ haber observado al tomar la medida, lo que tambi√©n la torna en arbitraria, al no haber observado los derechos e intereses superiores de todo ni√Īo, ni√Īa y adolescente, garantizados en la Declaraci√≥n Universal de los Derechos del Ni√Īo y en nuestra propia Constituci√≥n Pol√≠tica. (‚Ķ) La medida es puramente sancionatoria y no educativa y es probable que afecte el proceso educativo y de formaci√≥n del estudiante”, concluye.

Tendencias Ahora