Por un error del fiscal Álvaro Serrano en la tramitación de la causa, el alcalde de Chillán Viejo, Felipe Aylwin, podrá enfrentar el juicio oral por fraude al Fisco en el desempeño del cargo y no separado de sus funciones, como debería haber ocurrido si el Ministerio Público hubiese presentado tal solicitud al Juzgado de Garantía durante la preparación del juicio.

Así lo estableció esta jornada la Corte de Apelaciones de Chillán al declarar inadmisible la apelación del persecutor contra una resolución del Tribunal Oral que había rechazado la medida cautelar de prohibir al jefe comunal el ingreso a las dependencias municipales, y que fue entendida por la defensa de Aylwin como la forma para enmendar el error cometido.

Según intervinientes en el caso, que se inició el 2013, la Fiscalía además se quedó sin su testigo clave para acreditar ante los jueces la defraudación imputada: el pastor evangélico Fredy Guerra, quien debía dar testimonio por un documento sobre el pago de un bus por parte del municipio, documento que no tendría su firma.

Guerra debe viajar al extranjero y no estará para cuando comience el juicio el próximo 7 de junio, por lo que el fiscal Serrano intentó sin éxito adelantar la declaración del testigo, lo que fue rechazado por el Tribunal Oral de Chillán, al argumentar que la autorización de esa diligencia correspondía al Juzgado de Garantía, el que a su vez no pudo permitirla por no tener ya competencia en la causa.