Regi√≥n de √Ďuble
Domingo 12 mayo de 2019 | Publicado a las 15:28
"Considero la eutanasia porque no es digno vivir así"
Por Felipe Delgado
La información es de La Discusión
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La habitaci√≥n de Marcelo Zambrano (50) es adornada por m√ļltiples fotograf√≠as, entre ellas la que lo muestra en la final de f√ļtbol con su club Barrabases en el Estadio Municipal de San Carlos y en la que est√° con su hijo jugando en la plaza cuando el ni√Īo ten√≠a dos a√Īos.

Tambi√©n est√° el diploma que recibi√≥ en octavo b√°sico, que lo distingui√≥ como el mejor deportista egresado de su generaci√≥n. Delante de todo eso est√° su cama y sobre ella √©l, inm√≥vil hace casi 25 a√Īos. Comenzaba el a√Īo 1995. Cuatro meses despu√©s de la fotograf√≠a en la plaza con su hijo y su esposa, Marcelo comenz√≥ a trabajar en la construcci√≥n del baip√°s de San Carlos, comuna en la que siempre ha vivido.

A ocho metros de altura, de pie sobre un andamio, pegaba tableros para el muro de contención. Pisó uno que no estaba reforzado y cayó. No llevaba casco, ni zapatos o cinturón de seguridad, pues la empresa no se los proporcionaba. Despertó del coma dos semanas después.

‚ÄúFui trasladado a Concepci√≥n, me hab√≠a perforado un pulm√≥n y estaba con una sonda. Supe que algo grave hab√≠a pasado. El m√©dico me dijo que me hab√≠a quebrado las v√©rtebras C4, C5 y C6, que estaba tetrapl√©jico y que no ten√≠a posibilidad de recuperarme, que quedar√≠a postrado para siempre. Me sent√≠ derrotado‚ÄĚ, recuerda Marcelo.

‚ÄúConsidero la eutanasia, porque no es digno vivir as√≠, necesito ayuda hasta para lavarme los dientes. Perd√≠ mi dignidad desde la primera vez que me cambiaron pa√Īales‚ÄĚ.

Actualmente se discute un proyecto de ley que permita la eutanasia, consider√°ndola como una muerte digna para personas que re√ļnan las siguientes causales: dolor f√≠sico intolerable, disminuci√≥n avanzada de las capacidades, padecer una enfermedad terminal y que la condici√≥n est√© causando un sufrimiento psicol√≥gico intolerable.

Este mes la Comisi√≥n de Salud de la C√°mara de Diputados aprob√≥ la incorporaci√≥n de menores entre 14 y 17 a√Īos, pero a√ļn es un proyecto resistido que cuenta con la oposici√≥n del Gobierno.

El ministro de Salud, Emilio Santelices, asegur√≥ que ‚Äúel plantearse la eutanasia es llegar y darse por fracasado cuando tenemos alternativas disponibles‚ÄĚ.

‚ÄúVivir sin dignidad‚ÄĚ

Marcelo relata que ‚Äúde joven era desordenado, jugaba al f√ļtbol en mi club de barrio y era boxeador. Lo peor que me pas√≥ fue sentir el fracaso, que no pod√≠a sacar provecho de nada. A los 25 a√Īos me acababa de casar, quer√≠a tener cinco hijos m√°s‚ÄĚ.

Describe que ‚Äúno controlo esf√≠nter, y ahora despu√©s de tantos a√Īos no me pueden introducir la sonda por la uretra, tengo siempre problemas de sangrado al colocarla, eso no es digno. Termino en la posta para pon√©rmela en Urgencias, y ya no tengo h√≠gado de tantos medicamentos que tengo que tomar para no sufrir espasmos musculares‚ÄĚ.

Luego del accidente, recibi√≥ el apoyo de sus padres y de su esposa. Los primeros a√Īos utiliz√≥ una silla el√©ctrica, la que le permit√≠a acompa√Īar a su hijo a los entrenamientos de f√ļtbol. Tambi√©n desde la silla fue entrenador de boxeo. Pero con los a√Īos su condici√≥n empeor√≥ y tuvo que permanecer en cama definitivamente.

‚ÄúMi esposa ten√≠a que trabajar, luego llegar a la casa a lavarme y hacerse cargo de nuestro hijo, despu√©s de siete a√Īos le ped√≠ que se fuera, porque no quer√≠a que postergara su vida por mi culpa. Ella llor√≥, pero se fue y ahora tiene otra familia, y es feliz‚ÄĚ, afirma.

Marcelo relata que ‚Äúlos m√©dicos se r√≠en cuando les digo que quiero morir, yo les especifico que necesito una sobredosis de morfina, y ellos se r√≠en, me dicen que estoy loco, que c√≥mo me voy a querer morir, pero ellos no est√°n en mi lugar‚ÄĚ. Vive con la ayuda de su hijo y de sus padres, quienes tienen enfermedades que limitan su movilidad.

√Čl recibe una pensi√≥n asistencial de $105 mil. Hace siete a√Īos estuvo en la c√°rcel por microtr√°fico de marihuana. ‚ÄúEstuve esperando seis a√Īos para una cistostom√≠a operaci√≥n para practicar una abertura en la vejiga, para no tener que usar la sonda en la uretra. Como nunca llegaba la hora, trafiqu√© marihuana para pagar la operaci√≥n, pero me llevaron preso a la enfermer√≠a de la c√°rcel durante dos semanas. As√≠ es la justicia, ciega. Adem√°s, tengo una bacteria, y el medicamento que necesito es muy caro, y el hospital no lo tiene‚ÄĚ, reclama.

‚ÄúMis padres est√°n enfermos y tienen edad, mi hijo debe hacer su vida, depender de otras personas es frustrante, comer ni siquiera es grato y estoy encerrado todo el d√≠a. Considero la eutanasia desde que le√≠ el libro Mar Adentro en la que un tetrapl√©jico recurr√≠a a la muerte asistida-, pero mis amigos no se atreven porque la ley lo penaliza. Los parlamentarios deber√≠an aprobarla, pero tampoco tengo confianza de que lo hagan‚ÄĚ, sostiene.

Marcelo confiesa que ha tenido dos relaciones despu√©s de la separaci√≥n de su esposa. ‚ÄúHan sido superficiales, y siempre les he pedido que se vayan, estoy acostumbrado a no aferrarme a nada, se extra√Īa el afecto‚ÄĚ, detalla.

‚ÄúTodos dicen que con 50 a√Īos soy joven, pero a m√≠ no me sirve de nada. El cuerpo es todo, ahora uno lo valora, con los a√Īos he visto gente que ha farreado su vida sin pasar por las condiciones que he pasado yo y eso me afecta m√°s, por eso evito a las personas, porque siempre se quejan‚ÄĚ, enfatiza.

Revela que cuando ocurri√≥ el accidente ‚Äúpens√© que era mejor haber muerto, pero mi hijo me dio fuerzas. Ahora √©l ya es profesional, yo dependo de √©l y no quiero ser una carga. Cuando uno tiene un accidente todo el n√ļcleo que te rodea queda postrado de alguna manera. A veces sue√Īo que corro, pero despierto y me gustar√≠a no haberlo hecho, cada uno tiene derecho a decidir sobre su vida‚ÄĚ. A Marcelo le emociona recordar los partidos de f√ļtbol, especialmente a su √≠dolo El√≠as Figueroa.

Confiesa que antes de los 25 a√Īos ten√≠a el sue√Īo de viajar por el mundo. Su hijo tambi√©n juega en el club de f√ļtbol local y es profesor de Educaci√≥n F√≠sica. Muchas fotos suyas enmarcan la pared a la que mira constantemente, y asegura que despu√©s de todo pudo realizarse y vivir a trav√©s de √©l, y que eso es lo √ļnico que lo hace permanecer en esa cama.

Tendencias Ahora