La Brigada Investigadora de Robos (BIRO) de la Policía de Investigaciones de Punta Arenas logró detener a un ciudadano colombiano que era investigado por presuntos robos con intimidación y violencia en la capital magallánica.

Según la información de la policía civil, el sujeto era indagado por presuntos hechos delictuales perpetrados contra condcutores de taxis durante la madrugada del 27 de enero de 2020 en Punta Arenas, según recogió El Pingüino.

Ese día, según precisó la PDI, sujetos de nacionalidad colombiana habrían abordado un vehículo en las afueras de una discoteca ubicada en el centro de Punta Arenas, así como también en las cercanías de la calle Chiloé con avenida Independencia. En ese contexto habrían golpeado al conductor en la cabeza, sustrayéndole documentos, dinero y un teléfono celular.

Esa misma madrugada, minutos más tarde, los sujetos habrían abordado otro taxi colectivo en avenida España y a la altura de calle Paraguaya, intimidaron con armas a la víctima, para sustraerle dinero en efectivo, un celular y posteriormente darse a la fuga.

El comisario Víctor Jamett, jefe de la BIRO Punta Arenas, señaló que “en relación a estos hechos, detectives de la Brigada Investigadora de Robos, en coordinación con la Unidad Sacfi de la Fiscalía Regional de Magallanes, realizaron un trabajo investigativo y de análisis criminal, logrando este sábado, ubicar y detener en la ciudad de Puerto Natales, a un ciudadano colombiano de 24 años”.

“Es importante destacar que este sujeto, integrante de una banda criminal, ha reconocido su participación en estos hechos, en base a las evidencias obtenidas en su contra”, declaró.

Según información aportada por detectives del departamento de Migraciones y Policía Internacional de Puerto Natales, el ciudadano extranjero se encontraba de manera irregular en el país, por lo que fue denunciado a la autoridad administrativa, la Gobernación de Última Esperanza.

La tarde del domingo, el imputado Jean Pierre Bonilla Arroyo fue puesto a disposición del Juzgado de Garantía de Punta Arenas, donde la Fiscalía le comunicó que se iniciaba en su contra una investigación, por los hechos antes descritos, solicitando luego de la exposición de cargos, que se le aplique la medida cautelar de prisión preventiva, considerando que la libertad del imputado es un peligro para la seguridad de la ciudad, lo que fue aceptado por el Tribunal, ordenando su ingreso al recinto penitenciario, durante los 60 días que se decretaron para el cierre de la investigación.

Con este procedimiento policial la PDI suma dos detenidos por estos hechos de violencia, ya que el 23 de octubre del año pasado lograron la aprehensión de otro ciudadano colombiano, de iniciales A.R.P., quien fue formalizado y actualmente se encuentra en prisión preventiva.