Los padres de un menor de 4 años, que falleció en 2016, demandaron al Servicio de Salud de Magallanes por $400 millones. Acusan falta de servicio en el Hospital Augusto Essmann de Puerto Natales.

María Luisa Muñoz y Sebastián Soto, padres del menor, indicaron mediante su abogado que acudieron durante seis días -a partir del 1 de octubre- junto a su hijo al recinto asistencial, ya que sufría dolor en las piernas y manchas. Sin embargo, los diagnósticos no fueron oportunos, indicó el diario La Prensa Austral.

Primero les dijeron que era normal por el crecimiento, recetándole sólo paracetamol. En una segunda visita le realizaron exámenes de sangre y orina, pero no detectaron ninguna enfermedad. Posteriormente, les dijeron que podía ser Síndrome Púrpura de Schonlein Henoc. En una cuarta ocasión, que no era grave, por lo que le recomendaron reposo y medicamentos.

El dolor continuaba creciendo en el paciente, por lo que continuaron visitando el hospital y, como solución, tuvieron una interconsulta vía Whatsapp con el Hospital de Punta Arenas.

El medio informó que, lamentablemente, el 7 del mismo mes, el menor falleció por una deshidratación severa y una obstrucción por invaginación intestinal. “Lo grave de la situación hasta ese momento es la absoluta y determinante indolencia de los médicos, su falta de decisión y la proactividad para atender las dolencias de un niño de cuatro años de edad”, lamentaron.

Si bien el Servicio de Salud encargó una investigación, los resultados arrojaron que no hubo negligencia alguna. Pese a ello, la Fiscalía indaga las responsabilidades.

“De no existir la negligencia de sus médicos en cuanto a hacer un mal diagnóstico, su falta de decisión médica competente a la luz de los antecedentes y un pésimo tratamiento, (el menor) no habría tenido la horrible muerte que sufrió y mis representados no estarían padeciendo un enorme daño psicológico”, indica la demanda, que fue acogida a trámite.