Nacional
Almacén de pareja sufre dos asaltos en una semana por parte de conocidos en Punta Arenas
Publicado por: Sebasti√°n Asencio La informaci√≥n es de: Diario El Ping√ľino
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Un matrimonio en la poblaci√≥n El Ping√ľino, Punta Arenas, sufri√≥ dos asaltos en una semana a su almac√©n “El Tat√°n”, a manos de los mismos individuos en ambas veces, quienes intimidaron con armas de fuego y cortopunzantes en junio pasado; siendo uno de ellos cliente regular del local explicaron los due√Īos.

Uno de ellos fue detenido y se le impuso una pena de tres a√Īos de libertad asistida especial, inform√≥ Fiscal√≠a, por el robo con intimidaci√≥n de dinero en efectivo y cigarrillos. Lo anterior, por regirse bajo la Ley de Responsabilidad Penal Adolescente.

Los hechos ocurrieron cuando ell joven detenido, de 16 a√Īos y apodado “El Tat√°n”, intent√≥ asaltar el almac√©n por segunda vez el 25 de junio pasado alrededor de las 21:00 horas. A pesar de lograrlo, la mujer afectada identific√≥ al adolescente e hizo la denuncia a Carabineros, quienes detuvieron al sujeto en su casa.

En el lugar, frente a su madre y estando detenido, el adolescente admiti√≥ haber sido uno de los asaltantes en el robo, consign√≥ diario El Ping√ľino.

A ra√≠z de esta dram√°tica situaci√≥n vivida por los due√Īos del almac√©n ‚ÄúEl Diego‚ÄĚ, ubicado en calle Augusto Lutz N¬į 818, estos se vieron obligados a modificar sus medidas de seguridad, algo que no les hab√≠a ocurrido en 25 a√Īos de trabajo en el sector, explic√≥ Jos√© Barrientos C√°rdenas, de 72 a√Īos y propietario.

“La primera vez no denunciamos por miedo, ya que entraron con pistola. La segunda fue con cuchillo‚ÄĚ, coment√≥ Barrientos.

Por su parte, la otra afectada, Mar√≠a Chiguay Tenorio, de 65 a√Īos, explic√≥ c√≥mo identific√≥ al ni√Īo que asalt√≥ su local: ‚ÄúEl primer d√≠a fueron tres los que entraron, ah√≠ uno de ellos me apunt√≥ con un arma y lo mir√© a los ojos, y se ve√≠an algo, ya que se tapan la cara, encapuchados, y se colocan pa√Īuelos en el rostro. Ah√≠ me qued√≥ la imagen de ese chico. El primer d√≠a que entraron me dijeron que me tire al piso y me zaf√©, ah√≠ pens√© que me iba a disparar por la espalda, pero alcanc√© a gritar pidiendo ayuda y ah√≠ se fueron por la misma parte donde llegaron el domingo en la noche. La vida de uno est√° primero‚ÄĚ.

Tendencias Ahora