Cuando las cajas con alimentos no son suficientes o no llegan, las ollas comunes cobran importancia. Y tal como hace más de 30 años, hoy renacen para llevar un plato caliente de comida a quien no tiene los medios para alimentarse a diario.

En Puerto Montt, son tres las que funcionan martes y jueves en el sector Mirasol, beneficiando las organizaciones a los vecinos de las poblaciones Juan Pablo Segundo, Conjunto Los Lagos y Villa El Esfuerzo.

Grupos culturales y vecinales se ordenan en una organización horizontal, donde todos hacen lo que haya que hacer y sin jerarquías, trabajando para que los niños, mujeres y hombres desempleados, como también adultos mayores, al menos dos veces por semana puedan comer algo caliente.

Cristofer Rodríguez, habitante del sector Mirasol, relata que tienen un banco solidario de alimentos, distribuyendo de acuerdo a las necesidades.

Ollas Comunes alcanzan para 600 raciones

Rodríguez asegura que la olla común del sector Mirasol está compuesta por más 10 organizaciones sociales, los que se han articulado en red.

Semanalmente se reparten cerca de 600 raciones, número de personas que ha encontrado el apoyo en sus propias comunidades.