El concejal de Frutillar, Javier Arismendi, denunció que el municipio no cumplió el compromiso de avanzar en la reposición de la Escuela Arturo Alessandri.

El edil apoyó la paralización de los profesores y los asistentes de la educación, ya que dijo que ni siquiera se cumplen los estándares “mínimos” para que los alumnos estén en el recinto.

La escuela Arturo Alessandri de Frutillar tiene 100 años y según dio cuenta la comunidad educativa, está en pésimas condiciones de infraestructura, entre otras falencias, como la falta de calefacción.

El concejal de Frutillar, Javier Arismendi, manifestó que el municipio no cumplió el compromiso de sacar adelante el proyecto de reposición del establecimiento, por lo que entregó su respaldo a la movilización.

El alcalde Claus Lindemann reconoció que a la fecha aún no han logrado la aprobación de la iniciativa en el Ministerio de Desarrollo Social. De todas maneras, criticó a los docentes y asistentes que están paralizados.

Un recinto que de escuela tiene sólo el nombre, ya que la deteriorada infraestructura no está en condiciones para atender a cerca de 300 alumnos.