El Servicio Médico Legal de Coquimbo informó de tres cuerpos que no han sido reclamados y que llevan meses en las dependencias. Se trata de tres casos en que ha sido imposible identificar la identidad de los fallecidos. Un por ser una persona en situación de calle, otro por ser aparentemente de nacionalidad extranjera y el tercero porque fue imposible tomar sus huellas dactilares por el estado de putrefacción que presentaba el cuerpo. Los tres hechos hacen recordar el caso de una persona que estuvo 14 años sin ser reclamada en el SML.

El Servicio Médico Legal (SML) de la región de Coquimbo, informó de tres cuerpos que no han sido reclamados y que llevan meses en las dependencias de la institución dependiente del Ministerio de Justicia, lo que hace recordar al caso de una persona que se logró identificar después de estar 14 años sin ser reconocido.

Durante los últimos meses a la región se conocieron distintos hechos de cuerpos aparecidos en la vía pública, algunos de estos ligados a hechos que las investigaciones aún no logran dilucidar por completo.

Los tres casos

Según lo señalado por la institución forense, los casos se tratan de una mujer hallada en el sector de La Rojas, otra persona en el humedal El Culebrón y otro sujeto que apareció a inicios de 2019. En todos los casos, se sigue un estricto protocolo de conservación.

En ese contexto, recordemos que el pasado 24 de julio fue encontrado en el sector de La Rojas el cuerpo de una mujer cubierto de ramas y con rastros de sangre en la cabeza. Procedimientos posteriores realizados por la PDI revelaron que habría sido víctima de un homicidio, ya que se halló una roca que sería el arma homicida.

Otro hecho ocurrió el 8 de octubre de 2021, cuando un operario del tren minero dio cuenta de un cuerpo flotando en el sector del humedal El Culebrón, el que presentaba una data de muerte dos a tres días y donde se habría descartado la participación de terceras personas.

En ambos casos, estos cuerpos siguen en calidad de “NN” en el Servicio Médico Legal en La Serena, al igual que otro que está desde enero de 2019 y que correspondería a una persona en situación de calle. Son los tres que se mantienen en esta situación en la zona.

El director regional del SML, Jorge Díaz, aseguró que “cuando nosotros recibimos un cuerpo, tenemos un protocolo de identificación, y lo primero que se realiza es la toma de huellas digitales. También está el reconocimiento por familiares y aquella que proporciona la misma Fiscalía, mediante documentos que identifican a las personas, junto al apoyo de la PDI y Carabineros”.

Dificultad de reconocimiento

Sin embargo, Díaz reconoce que hay oportunidades en que resulta muy difícil identificar la identidad de algunos cuerpos, “esto porque no poseen documentos o las huellas digitales no aparecen en el Registro Nacional. También cabe la posibilidad de que se trate de personas extranjeras que no estén registradas”.

En el caso del sujeto que fue encontrado en la zona del humedal El Culebrón, presentaba un estado de putrefacción que hizo imposible reconocer sus huellas digitales. En tanto, la situación de la mujer que fue encontrada en las Rojas, al tratarse de una persona con ciertos rasgos extranjeros, se determinó poner todos los antecedentes en conocimiento de la Interpol para realizar el cruce de información con otros países.

“Uno puede tener una noción del país del que viene la persona en cuestión, pero también hay que considerar si se trata de individuos en situación de calle, si estaban de paso en el país o al encontrarse fallecidos se detecta un estado avanzado de putrefacción”, señaló Díaz.

Respecto de los tiempos de permanencia de los cuerpos en el SML, el director regional aseguró que “incluso, se han dado casos, como el de una persona cuyo cuerpo permaneció durante 14 años en el Servicio y se logró identificar, para luego dar con sus familiares”.

Estas posibilidades, según Díaz, se deben a que “estamos aplicando permanentemente nuevas técnicas de identificación. Vamos incorporando nuevos procedimientos y así se puede identificar algunos con una data muy larga”.

“Una vez terminado todo el proceso pericial, el perito puede solicitar al fiscal el ingreso al Registro Nacional de Identificación a través de la huella genética y solicitar la inhumación y así pasan a ser sepultados en un cementerio municipal”, concluyó.