Este viernes, se confirmó que recursos que se habían presupuestado para la tradicional Fiesta de la Pampilla, en la comuna de Coquimbo, fueron redireccionados a otro ítem por temas sanitarios.

La modificación presupuestaria, aprobada ayer por concejales de la capital regional, se realizó con el objetivo de firmar un contrato directo para la recolección de residuos domiciliarios. De esta forma, la celebración no contará con los $900 millones que se tenían en carpeta.

Si bien el municipio no ha suspendido la celebración de Fiestas Patrias en la Pampilla, se dificulta en gran medida su realización al no contar con recursos disponibles.

Esta situación se ve intensificada por la apremiante situación económica que atraviesa Coquimbo, que ha obligado al nuevo alcalde, Alí Manoucheri, a tomar una serie de medidas para rebajar gastos y poder comenzar a disminuir una deuda del orden de los $30.000 millones.

Durante la votación de la mencionada modificación presupuestaria, los concejales no hicieron ninguna referencia a la suspensión de la Fiesta de la Pampilla al quedarse sin presupuesto, excepto Camilo Ruiz, quien indicó que “soy de la idea que no se realice La Pampilla y de ahí se pueda utilizar (los recursos)”.

El concejal Guido Hernández reconoció que con la modificación presupuestaria “no se va a hacer, a menos que sea una Pampilla distinta, aunque tampoco sé si las condiciones sanitarias están. Siento que no están dadas, pero si estuviesen, entiendo que lo que se busca es ir avanzando en una Pampilla distinta, autogestionada y que no genere gastos sino que beneficios”.