En prisión preventiva quedó el capitán de Carabineros de la Segunda Comisaría de Coquimbo, Ricardo Luengo Aracena, tras ser formalizado por la Fiscalía por dos apremios ilegítimos, tortura, detención ilegal, falsificación de instrumento público y obstrucción a la investigación.

Los hechos habrían ocurrido en octubre, los primeros días tras el “estallido social”, según se constató en la audiencia que se extendió por más de 5 horas.

El fiscal Germán Calquin aportó testimonios de testigos, víctimas y registros tanto audiovisuales como de audio de los actos que habrían afectado a un trabajador de las comunicaciones sociales y a una pareja de civiles en las inmediaciones del Hospital San Pablo de Coquimbo.

El imputado resultó en prisión preventiva y se fijo un plazo de 180 días de investigación.