Desde Unidad Constituyente o ex Concertación, empiezan a ver con distancia la posibilidad de realizar una primaria presidencial ampliada con la oposición, debido a la distancia que mantienen con las candidaturas de Pamela Jiles, Daniel Jadue y Gabriel Boric.

Hace cerca de un mes que se llevan a cabo estas reuniones, y según voces al interior de Unidad Constituyente, para cada uno habría razones distintas: Se han visto muchas diferencias de posturas con el equipo de Jadue; se echan de menos propuestas que no sean los retiros de fondos en el caso de Jiles, y en cuanto a Boric, para él todavía existiría alguna posibilidad de integrar esa primaria.

El precandidato del PPD, Heraldo Muñoz, reconoció que unas primarias con esos nombres es complejo, pero dice que el objetivo final sigue siendo la competencia más amplia posible, pero que sea de ideas y no de rostros.

Los candidatos aludidos reaccionaron rápido a los dichos, como fue el caso de Pamela Jiles, quien dijo que Joaquín Lavín es el principal contendor de la derecha, y si quieren ganarle, no puede haber cocinas ni exclusiones.

El pre-candidato presidencial de Convergencia Social, Gabriel Boric, reconoció que es difícil una primaria amplia, pero insistió en que está disponible.

El otro flanco es la Democracia Cristiana. El rol de Yasna Provoste aumenta la presión externa para considerarla como una carta presidencial, pero el propio timonel de la DC Fuhad Chahín, dijo que la presidenta del Senado forma parte del equipo de la única carta del partido, Ximena Rincón.

De aquí al 19 de mayo todo estará dicho, y tendrán que sincerarse las posturas. El presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier, dijo que estos días decidirán que hacer, y el presidente del Partido Radical, Carlos Maldonado, no descartó que haya más de una primaria en el bloque.