Alberto Fernández estaba a punto de concluir su dos días de visita oficial en territorio chileno. Varios temas de los que conversar con un vecino estratégico del cual ha estado evidentemente distanciado, por la pandemia u otras razones presidenciales.

Antes de abordar del avión que lo llevó de regreso a su país, habló de las últimas horas de su estadía, la cual incluyó reuniones con empresarios locales.

El mandatario argentino reconoció que había de qué hablar, y aunque no hizo mención directa a la salida de capital chileno en 2020, dada la crisis económica que enfrenta su gobierno, si consideró los tiempos difíciles que ha enfrentado su país, para salir de lo que literalmente llamó un atolladero.

“Yo les explicaba que Argentina está viviendo un momento dificultoso; todavía no ha podido salir de ese atolladero en que habíamos quedado encerrados y por lo tanto tenemos que ver la manera de salir en conjunto. Pero que evidentemente este es un año que para Argentina puede ser muy bueno, que de eso no tenemos dudas”, apuntó a una especie de llamado a la paciencia que, dé paso, sostenga la inversión en su territorio.

Su llegada despertó interés tanto en Chile como en Argentina, por obvias razones. Sus fortalezas en materias como la energética los obliga a encender la cordialidad en tiempos difíciles, más para Argentina.

El presidente Fernández consideró, por lo tanto, que su viaje, en plena pandemia, deja un saldo positivo, sobre todo, a la hora de hablar con los que llevan los hilos de la inversión a su país.

“Este fue un viaje fructífero. Muy interesante para poner en marcha muchas cosas en común y poder hablar con empresarios chilenos. Chile es un país que invierte mucho en Argentina. Hay empresas chilenas importantes en Argentina y quiero que se queden, que sigan invirtiendo y puedan crecer; eso es lo que nos interesa”, reconoció.

El tema energético en plenos apagones en Argentina

Durante la visita de Fernández a Chile, en agencias noticiosas internacionales como EFE, han informado sobre apagones en buena parte del vecino territorio, debido a la primera ola de calor que experimenta.

Es en estas instancias en que el tema energético se vuelve una prioridad a la hora de discutirse entre jefes de estado.

“Argentina a veces necesita electricidad en el verano cuando a Chile le sobra. Y a Chile le hace falta en invierno, que es cuando argentina no la necesita Entonces, hay que aprovechar esos aspectos para trabajar juntos”.

La discusión se integra a la necesidad de transportar gas desde territorio argentino a Chile. Por el momento no hay un mecanismo para lograrlo, incluso a otras zonas argentinas.

“Tendríamos la posibilidad de que parte ese gas venga para Chile y que sirva también para licuar gas, algo que Chile hace bien. El presidente Piñera me propuso hablar con empresas que hacen eso en Chile, aseguró.

Integración regional: “Divididos somos más débiles”

Las últimas palabras del mandatario, antes de emprender el regreso a su país, fueron dedicadas al tema de integración regional latinoamericana. Un aspecto que, a juzgar por sus palabras, considera a la deriva en estos tiempos de crisis sanitaria mundial.

Una de las preguntas en el punto de prensa tuvo que ver con las palabras del expresidente chileno Ricardo Lagos, quien reconoció que la región está más disgregada que nunca.

Antes de reaccionar a dichas afirmaciones, el presidente argentino reconoció una separación evidente, la cual no abona a los intereses comunes.

“Hay que recrear esa integración. Todos participamos de la idea de que divididos somos más débiles. Es momento en que el mundo nos abre la oportunidad de construir un nuevo mundo con otras reglas y donde, si el continente estuviera claramente unido, podríamos tener mas fuerza para hacer nuestros planteos de cómo queremos que sea el mundo post pandemia”.

El mandatario mencionó la forma en la que se solía trabajar desde Unasur (Unión de Naciones Suramericanas), donde se abordaban, previo a la coyuntura sanitaria, aspectos regionales tanto económicos como diplomáticos.

“América Latina el continente más desigual del mundo. Esa desigualdad nos obliga a trabajar juntos, porque esa desigualdad también es responsabilidad de los que gobernamos. Ese debería ser el objetivo”.

Hablando de temas diplomáticos, salió a relucir la declaración del canciller chileno Andrés Allamand, en la que aseguró que Piñera y Fernández discutieron sobre la crisis en Venezuela, específicamente una salida política para ese país.

“No abordamos el tema con el presidente Piñera. Tampoco quisiera desmentirlo porque no sé exactamente lo que ha dicho el canciller a quien además le guardo mucho respeto. Lo que estoy seguro es de lo que hablé. No, ese tema no lo toqué con Piñera”.