Nacional
Jueves 30 enero de 2020 | Publicado a las 16:18 · Actualizado a las 16:42
Mujer llegó con cálculos en la vesícula y murió tras cadena de errores: viudo recibirá $50 millones
visitas

Eran las 15:30 horas del 12 de enero de 2014, cuando el subdirector Médico de la ex Posta Central tomó la decisión: la paciente se va a pabellón.

La determinaci√≥n la tom√≥ de urgencia, luego de haber sido consultado por los facultativos que atend√≠an a Mar√≠a Elena, quien se retorc√≠a de dolor en una sala de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del recinto conocido desde 1993 como Hospital de Urgencia Asistencia P√ļblica Doctor Alejandro del R√≠o.

El s√≠ntoma era el mismo que no la dej√≥ dormir tres d√≠as antes, cuando de madrugada, cerca de las 04:00 de la ma√Īana, lleg√≥ hasta el Centro de Referencia de Salud (CRS) de Maip√ļ acompa√Īada de su esposo, Patricio, por c√°lculos vesiculares.

El panorama estaba relativamente claro hasta entonces pese al dolor, pero comenzó oscurecerse tras ser derivada precisamente hasta la ex Posta Central horas después, lugar donde días más tarde encontró la muerte por una negligencia médica. La cadena de errores terminó con el fallo de la Corte Suprema conocido este jueves, en el que se ordenó el pago de 50 millones de pesos al viudo de la afectada.

CRS Maip√ļ, donde fue atendida por primera vez Mar√≠a Elena | Facebook
CRS Maip√ļ, donde fue atendida por primera vez Mar√≠a Elena | Facebook

La ecotomografía que llegó tarde

María Elena ingresó al hospital a las 13:42 horas del 9 de enero. El diagnóstico era colecistitis aguda, es decir, una fuerte inflamación de la vesícula biliar.

No fue hasta las 18:00 horas que logró ser atendida por el médico de turno, mientras que poco más de tres horas después fue llevada a la sala para ser sometida al examen físico.

Sus ojos estaban amarillentos y al pasar la mano por su abdomen el dolor se hacía insoportable. Así las cosas, pasada la medianoche se ordenó una ecotomografía, la que se hizo recién a las 13:10 horas de ese 10 de enero.

En buenas cuentas, pas√≥ toda la noche y todo el d√≠a as√≠, probablemente sin conciliar el sue√Īo, pues los resultados llegaron a las 20:55 horas y revelaba lo evidente: la ves√≠cula estaba llena de c√°lculos. Sin embargo, por motivos que se desconocen, la confirmaci√≥n formal de esa evaluaci√≥n lleg√≥ reci√©n al d√≠a siguiente, pese a que requer√≠a una intervenci√≥n quir√ļrgica urgente.

Ese 11 de enero, inexplicablemente, nadie llevó a María Elena a pabellón.

Hospital de Urgencia Asistencia P√ļblica Doctor Alejandro del R√≠o | Facebook
Hospital de Urgencia Asistencia P√ļblica Doctor Alejandro del R√≠o | Facebook

Todo se oscurece

Una nota registrada el mediodía del 12 de enero da cuenta de cómo todo empeoró. Quien rellenó la hoja anotó que la paciente comenzó a sufrir taquicardia. No solo sus ojos se habían vuelto amarillentos, sino también su piel y unas manchas violetas aparecieron en sus piernas.

Ahora el diagnóstico es colecistitis aguda y colangitis aguda. Puesto en simple, a la inflamación de la vesícula se sumó la infección de los conductos biliares del hígado.

La pasividad en el hospital se transformó en urgencia, así que a las 14:45 horas una anestesista decidió trasladarla a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), donde fue ingresada casi una hora después.

Al ser evaluada nuevamente, los facultativos decidieron consultar al subdirector Médico, quien -frente al cuadro de gravedad- determinó el ingreso a pabellón, donde a las 17:00 horas se le practicó una laparotomía abierta, es decir, una exploración al abdomen mediante cirugía.

Habían llegado tarde: la peritonitis ya era generalizada y los días posteriores fueron de mal en peor.

Para salvar la vida de Mar√≠a Elena, los profesionales adoptaron varias medidas, pero el diagn√≥stico no hizo m√°s que agravarse, pues la paciente sufri√≥ un shock s√©ptico, al que le sigui√≥ una falla org√°nica m√ļltiple.

El 13 de enero a las 08:50 horas los médicos reportaron un problema renal agudo, por lo que se instruyó la diálisis diaria de la paciente sin lograr su recuperación.

La ficha cl√≠nica apunta que desde el 19 de enero la salud de la paciente sigui√≥ deterior√°ndose hasta que el 23 de ese mes, a las 07:00 horas, Mar√≠a Elena finalmente muri√≥. Ten√≠a 66 a√Īos de edad.

Hospital de Urgencia Asistencia P√ļblica Doctor Alejandro del R√≠o | Agencia UNO
Hospital de Urgencia Asistencia P√ļblica Doctor Alejandro del R√≠o | Agencia UNO

Los errores y la indemnización

Seg√ļn se conoci√≥ m√°s tarde, en la hoja de ingreso de la enfermer√≠a Mar√≠a Elena ya estaba consignada como ‚Äúpaciente de alto riesgo‚ÄĚ, lo que convert√≠a a cada minuto que pasaba en un factor de vida o muerte para la mujer.

Precisamente la demora en el resultado de la ecotomograf√≠a y en la operaci√≥n quir√ļrgica mientras continuaba el acelerado deterioro de salud de la enferma, termin√≥ sellando su deceso.

En buenas cuentas, seg√ļn concluy√≥ durante el proceso judicial el perito m√©dico, Jos√© Amat Vidal, las acciones adoptadas en el recinto se dieron s√≥lo por la evoluci√≥n negativa de la paciente y al agravamiento de su condici√≥n y no por una atenci√≥n oportuna, lo que provoc√≥ que su estado no pudiera revertirse.

Al menos así queda estampado en el proceso judicial que terminó en la Corte Suprema y que ordenó el pago de 50 millones de pesos para Patricio, el viudo de María Elena, de acuerdo al fallo dado a conocer este jueves en contra del Servicio de Salud Metropolitano Central.

La determinaci√≥n del m√°ximo tribunal del pa√≠s es lapidario, al desestimar los argumentos del Servicio de Salud que apuntaban a un “hecho inusual” que “no permiti√≥ prever, cl√≠nica ni radiol√≥gicamente, el cuadro de agravamiento s√ļbito e inesperado que experiment√≥”.

Por el contrario, la Suprema sostuvo que “se encuentra suficientemente acreditada la negligencia m√©dica del hospital en cuesti√≥n tanto por la calidad de la atenci√≥n como por la demora en que se incurri√≥ para identificar correctamente la patolog√≠a en proceso y el suministro de las prestaciones efectiva y adecuadas”.

Tendencias Ahora