El 25 de marzo de 2014, el entonces timonel del PPD y actual presidente del Senado, Jaime Quintana, hizo noticia y generó polémica con sus dichos de poner una retroexcavadora para destruir los cimientos neoliberales que dejó la dictadura, luego que -a pocos días de retornar a La Moneda- la administración Bachelet II retirara del Congreso tres proyectos del primer gobierno de Sebastián Piñera en materia educacional.

A poco más de cinco años y ocho meses de aquel episodio, el legislador revivió sus polémicas declaraciones, que incluso le valieron una lluvia de críticas de la oposición y desde su mismo sector; aunque esta vez amplificó la propuesta y afirmó que hoy en día el país necesita al menos tres retroexcavadoras.

“Pese a todas las críticas que recibí, creo que hace cinco años me quedé corto con una famosa frase. Chile no necesita una retroexcavadora, al menos necesita 3: una para cambiar la Constitución, una para generar un nuevo sistema tributario y otra bien grande para terminar con las AFP”, escribió Quintana este jueves en su cuenta de Twitter.

Twitter
Twitter

En materia constituyente, en abril de 2020 habrá un plebiscito para dilucidar si Chile quiere o no una nueva Carta Magna, aunque el diálogo entre Chile Vamos y la oposición se mantiene entrampado a la hora de definir cuotas de género, participación de pueblos originarios y la incorporación de independientes.

El Gobierno también envío un proyecto de reforma tributaria, el cual se discute en el Congreso, para poder financiar parte de la agenda que levantó el Ejecutivo en medio de la crisis.

Según detalló el presidente Sebastián Piñera, se busca crear un nuevo tramo en el Impuesto Global Complementario de 40% para las rentas superiores a los $8 millones mensuales. De aprobarse, de acuerdo a estimaciones de La Moneda, la recaudación tributaria aumentará en US$160 millones.