El exsenador de Renovación Nacional, Carlos Larraín, atribuyó a un descontento entre los parlamentarios de su partido el apoyo que expresaron al proyecto de ley que disminuye de 45 a 40 horas la jornada laboral, impulsado por el Partido Comunista.

Según indicó a Radio Duna, “hay diputados (de RN) que aparecieron apoyando el proyecto de las 40 horas del PC, simplemente por rabia, porque no les hablaron siquiera de que estaba pendiente un proyecto de iniciativa presidencial que creaba la jornada de 41 horas”.

Con esto en mente, asegura que “por pica dijeron: ‘Saben qué más, entre las 40 horas de la Camilita, con los ojos azules, y las 41 horas del gobierno este, con las chaquetas rojas… bueno, sabe qué más, parece que no fuera tanta la diferencia"”.

Fue luego de que algunos parlamentarios, como Francesca Muñoz, Ximena Ossandón y Gonzalo Fuenzalida se expresaran a favor de la iniciativa de Vallejo, que el Gobierno llamó a los representantes de los partidos oficialistas al comité político ampliado. En la oportunidad, el presidente Sebastián Piñera alineó a los presentes para rechazar la iniciativa en favor de la alternativa que propone el Ejecutivo.

El proyecto impulsado por el PC fue finalmente aprobado en la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados durante la mañana de este martes, para ser revisado en la Sala.