Nacional
Viernes 23 agosto de 2019 | Publicado a las 11:34
Larraín califica como grave la falsificación de pasaportes: "Estamos tomando medidas drásticas"
Por Gonzalo Cifuentes
Con información de Tomás Celedón y Carlos Agurto.
visitas

El ministro de Justicia, Hernán Larraín, se refirió al caso que indaga la Fiscalía Pudahuel por la falsificación de documentos de identidad falsos, causa que ya tiene a más de una decena de formalizados y algunos en prisión preventiva. Algunos están vinculados al Registro Civil.

“Aqu√≠ ha habido una situaci√≥n muy compleja y nosotros hemos tomado medidas dr√°sticas. Hay varias personas destituidas, hay muchos que est√°n en manos del Ministerio P√ļblico”, manifest√≥.

Respecto de la gravedad de los hechos, explicó que los documentos (cédula de identidad y pasaportes) no son alterables sin la complicidad de funcionarios.

En ese sentido, ejemplific√≥ que “ponen las manos de una persona y el rostro de otra. Esa no es una adulteraci√≥n del pasaporte, es una adulteraci√≥n de su elaboraci√≥n de una manera inexplicable, por eso estamos tomando las medidas m√°s dr√°sticas”.

Larra√≠n advirti√≥ que “no se puede jugar con la fe p√ļblica” y recalc√≥ la importancia de estos documentos. “Es muy grave”, dijo.

Considerando estos hechos, el titular de Justicia afirm√≥ que servir√° para perfeccionar el sistema de cara a la preparaci√≥n de las nuevas bases de licitaci√≥n de c√©dulas y pasaportes que se convocar√° a fin de a√Īo.

Funcionarios lamentan

A través de un comunicado de prensa, la Asociación Nacional de Funcionarios del Registro Civil (Anercich) lamentó los hechos que involucraron a funcionarios y exfuncionarios.

En el documento admitieron que es un momento doloroso y que enloda la imagen del servicio.

Sin embargo, manifestaron que estos casos sólo involucran al 0,1% de los funcionarios y de las actuaciones que realizan a diario.

Revisa el documento completo a continuación:

¬ŅC√≥mo operaban?

Seg√ļn detall√≥ el Ministerio P√ļblico, el modus operandi inclu√≠a a tres personas. Dos de ellas, el suplantado y el suplantador, se sentaban en las oficinas del Registro Civil a la espera de ser llamados para poder obtener una c√©dula de identidad o pasaporte, tal como cualquier otra persona.

Al ser llamados por uno de los funcionarios de los módulos, que estaba concertado con ellos, el suplantado ponía sus huellas y realizaba su firma, pero era el suplantador quien se tomaba la fotografía para ocupar él los documentos.

El comisario de la PDI, Harry Cerda, coment√≥ que la banda estaba constituida por sujetos con antecedentes delictuales, que contactaba a personas con sus papeles limpios y tambi√©n a funcionarios del servicio p√ļblico.

Se indicó que los empleados obtenían entre $700 mil y $1 millón por cada trámite de este tipo que realizaban.

Tendencias Ahora