El senador del PPD, Felipe Harboe, consideró que Chile se convertirá en un “país bananero” porque el Gobierno no demuestra evidencia de su proyecto de reforma para reducir las horas de trabajo semanales.

Para revertir este panorama, el legislador de las regiones de Ñuble y Bío Bío solicitó al ministro de Hacienda, Felipe Larraín, fundamentar la propuesta de 41 horas laborales.

La petición la realizó como presidente de la Comisión de Constitución del Senado para conocer el impacto que tendrá la iniciativa presentada por el Ejecutivo.

“Creo que Chile tiene que acostumbrase a que sus autoridades cuando realizan afirmaciones, muestren la evidencia. De lo contrario, lamentablemente vamos a ser un país bananero”, declaró el senador.

En este sentido, Harboe criticó el “nivel de improvisación del Gobierno. (Donde) hace tres semanas, decían que el proyecto de rebaja a 40 horas era inconstitucional, que iba a afectar a 250 mil empleos. (Y) hoy, aparecen con un proyecto de 41 horas, que no es inconstitucional y va a generar 250 mil empleos”, expuso.

El debate continúa en la Cámara y donde la principal controversia está dada por la flexibilidad laboral que impulsa el Gobierno para que se trabaje en promedio 41 horas y no las 40 horas fijas semanales como máximo que propuso el 2017 la diputada comunista Camila Vallejo.