El subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, realizó este lunes un balance sobre la situación de los migrantes venezolanos que desde hace semanas intentan ingresar a través del paso Chacalluta a nuestro país.

En un punto de prensa en La Moneda, la autoridad defendió la postura que ha tenido el Gobierno respecto a la situación indicando que se trata de una “política migratoria responsable”, a pesar de las críticas que han recibido desde la oposición y organizaciones pro inmigración por la exigencia de la visa consular.

Ubilla detalló que actualmente en nuestro país están viviendo cerca de 400 mil ciudadanos venezolanos “producto de la grave crisis social, política y económica” que hay en su país, convirtiéndose en “la principal comunidad migrante” en Chile.

En este contexto, indicó que el Gobierno tiene una política de puertas abiertas en tema migratorio, haciendo hincapié en que sólo podrán ingresar todos quienes no tengan antecedentes penales.

Asimismo, defendió la solicitud de visa consular que comenzó a exigirse el 22 de junio del mes pasado, indicando que va en línea con lo que también hicieron países vecinos a partir del flujo significativo de ciudadanos venezolanos.

El subsecretario Ubilla explicó que con esa medida buscan ordenar la situación migratoria, pues muchos venezolanos ingresaban a nuestro país con visa de turista pese a que esa no era su condición real.

De paso, indicó que la política del Gobierno busca darle prioridad a la visa de reunificación familiar, es decir, priorizar el ingreso de personas que puedan comprobar que un familiar directo ya está en nuestro país residiendo.

En su locución la autoridad de Interior pidió a quienes intentan ingresar a nuestro país ser responsables y no presentar documentación falsa, pues en cerca del 30% de los solicitantes se ha detectado esa situación.

También explicó que a partir de la situación de los venezolanos que intentan ingresar por el paso Chacalluta, se han encontrado con situaciones complejas, por ejemplo, el hecho de que los niños venezolanos menores de 10 años no cuenten con documentos de identificación.

Por esto último, indicó, se han autorizado salvo conductos que les permitan ingresar a territorio chileno en compañía de sus padres.