El presidente del Consejo para la Transparencia, Marcelo Drago, apuntó a los protocolos de Carabineros por no contar con mecanismos adecuados que resguarden la información de las imágenes captadas por los ahora excarabineros que participaron en la operación que culminó con la muerte de Camilo Catrillanca.

Drago enfatizó en la necesidad de contar con un sistema de monitoreo y respaldo “para que información tan delicada no sea factible de ser destruida con tanta facilidad”.

El titular de Transparencia acusó que las tarjetas de memoria contenían información pública, por lo que su eliminación “es de la mayor gravedad”, especialmente por estar en un contexto de investigación judicial, lo que “le agrega un componente penal bien sustantivo”.

Defendió que no debería bastar con que “un funcionario decida destruirla (la tarjeta) para que eso pueda ser posible”.

Por lo tanto, “tienen que haber sistemas de monitoreo de respaldo suficientes para que información tan delicada no sea factible de ser destruida con tanta facilidad”.

“Faltó gestión documental, faltó seguridad de la información”, sostuvo Drago.