Nacional
Jueves 15 marzo de 2018 | Publicado a las 10:57 · Actualizado a las 13:59
Decreto indica que "pol√©mica" hoja de vida de general Soto debi√≥ borrarse hace 28 a√Īos
Publicado por: Gonzalo Cifuentes La información es de: Néstor Aburto
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El nombramiento de Hermes Soto como nuevo general director de Carabineros no cayó bien al diputado Hugo Gutiérrez, quien reveló anotaciones en la hoja de vida del uniformado que datan de la década del 80, argumentando que no debería haber llegado a ese cargo.

El legislador comunista acus√≥ a Soto de atenderse gratis en un prost√≠bulo, publicando a trav√©s de Twitter las anotaciones y sanciones que tuvo en sus primeros a√Īos de servicio, cuando ostentaba los grados de subteniente y teniente, es decir, hace m√°s de 30 a√Īos.

Lee tambi√©n: Guti√©rrez cuestiona designaci√≥n de Soto en Carabineros: Fue “regente de un prost√≠bulo”

Pese a que las hojas de vida de los funcionarios son p√ļblicas, Guti√©rrez no debi√≥ tener acceso a esos antecedentes, ya que debieron ser borrados.

Un decreto de Contraloría con fecha del 2009, firmado por Ramiro Mendoza, explica el caso de un exfuncionario de Carabineros, quien afirma que sus anotaciones tenían que ser borradas definitivamente, puesto que el artículo 31 del Reglamento de Disciplina de Carabineros de Chile así lo establece.

El documento informa que desde Carabineros respondieron que la Direcci√≥n de Personal mantiene los registros hist√≥ricos de las sanciones al Personal de Nombramiento Supremo, a pesar de que no tendr√≠an efecto en la “hoja de vida”.

No obstante, en el escrito establecen que los funcionarios que no cometan alguna falta durante tres a√Īos tendr√°n el derecho a pedir que queden sin efectos las sanciones. “Toda sanci√≥n cancelada se considerar√° como no impuesta y, en consecuencia, no debe figurar en la Hoja de Vida del causante; as√≠ como tampoco constancia alguna relacionada con el ejercicio de esta acci√≥n”, dice.

Bas√°ndose en este decreto, la informaci√≥n sobre los hechos por lo que fue sancionado el general director Hermes Soto no debi√≥ aparecer, puesto que no registra anotaciones desde 1987 y se debieron borrar en 1990. Es decir, 28 a√Īos atr√°s.

Rodrigo Vera, abogado y ex fiscal militar, explicó que en este caso no correspondería tomar acciones legales, pero sí cuestionó que estos registros existan, puesto que el decreto de Contraloría ordena lo contrario.

En medio de una de las peores crisis de la institución, se filtraron antecedentes acerca del general llamado a liderar los trabajos para sacar a Carabineros de esta situación.

A continuación el decreto completo:

Decreto Contralor√≠a a√Īo 2009

N¬į 67.252 Fecha: 2-XII-2009

Se ha dirigido a esta Contralor√≠a General don Jorge Hern√°ndez Gonz√°lez ‚Äďex funcionario de Carabineros de Chile‚Äď, consultando sobre la procedencia de que esa instituci√≥n policial mantenga en su sistema computacional un registro con sus anotaciones negativas, en circunstancias que aqu√©llas, seg√ļn indica el requirente, debieron ser borradas definitivamente de todo registro institucional, de acuerdo a la norma contenida en el art√≠culo 31 del Reglamento de Disciplina de Carabineros de Chile, N¬į 11, aprobado por el decreto N¬į 900, de 1967, del Ministerio del Interior, y sus modificaciones.

Requerida para que informase sobre el particular, la Secretar√≠a General de Carabineros de Chile manifiesta que, en efecto, la Direcci√≥n Nacional de Personal de esa instituci√≥n policial, mantiene registros hist√≥ricos relacionados con sanciones disciplinarias aplicadas al Personal de Nombramiento Supremo, incluyendo aquellas sanciones que en su momento fueron borradas de las respectivas hojas de vida, en ejercicio del citado art√≠culo 31 del reglamento N¬į 11. A√Īade esa Secretar√≠a General que dicha circunstancia no vulnerar√≠a el aludido art√≠culo 31, por cuanto √©ste s√≥lo otorga al respectivo personal el derecho a que se dejen sin efecto las sanciones registradas en su “hoja de vida”, no refiri√©ndose esa norma a otros registros en los que tambi√©n se contemplen tales anotaciones. Por √ļltimo, la citada Entidad Policial puntualiza que la mantenci√≥n de los referidos registros y bases de datos se sustenta en las disposiciones contenidas en los art√≠culos 20 y 15 de la ley N¬į 19.628, sobre Protecci√≥n de la Vida Privada.

Al respecto, cabe se√Īalar, en primer t√©rmino, que el art√≠culo 36 de la ley N¬į 18.961, Org√°nica Constitucional de Carabineros de Chile, dispone que el personal que infrinja sus deberes u obligaciones incurrir√° en responsabilidad administrativa, conforme lo determine el citado reglamento de disciplina, cuyo art√≠culo 49 previene, sobre el particular, que las sanciones disciplinarias deber√°n anotarse en el libro de vida correspondiente, tan pronto cuando se encuentren a firme. Asimismo, el art√≠culo 31 del citado cuerpo reglamentario dispone que todo el personal que no haya sufrido sanciones disciplinarias en los √ļltimos tres a√Īos de servicios ininterrumpidos, tendr√° derecho y deber√° solicitar que se dejen sin efecto aquellas registradas en su hoja de vida, disponiendo el inciso final de la citada norma que “toda sanci√≥n cancelada se considerar√° como no impuesta y, en consecuencia, no debe figurar en la Hoja de Vida del causante; as√≠ como tampoco constancia alguna relacionada con el ejercicio de esta acci√≥n”.

En tal sentido, cabe precisar que la relevancia de la medida establecida en el art√≠culo 31 del reglamento N¬į 11, consiste en que las anotaciones eliminadas no podr√°n ser tomadas en cuenta como circunstancias agravantes en la aplicaci√≥n de futuras sanciones disciplinarias, de acuerdo al art√≠culo 33, letra c), del citado cuerpo reglamentario. Es decir, la finalidad de la mencionada eliminaci√≥n ser√≠a limitar las eventuales responsabilidades funcionarias, con un efecto garant√≠stico de √≠ndole estatutario.

Puntualizado lo anterior, cabe agregar que el art√≠culo 20 de la citada ley N¬į 19.628, dispone que el tratamiento de datos personales por parte de un organismo p√ļblico s√≥lo podr√° efectuarse respecto de las materias de su competencia y con sujeci√≥n a las reglas de dicha ley, no requiri√©ndose en esas condiciones el consentimiento del titular. Dichos datos personales, sin embargo, de acuerdo al art√≠culo 6¬į del citado cuerpo legal, deber√°n ser eliminados por el organismo p√ļblico respectivo, sin necesidad de requerimiento del titular, cuando su almacenamiento carezca de fundamento legal o cuando se encuentren caducos -entendi√©ndose por tales, en virtud del art√≠culo 2¬į, letra d), de la se√Īalada ley, aquellos que han perdido actualidad por disposici√≥n de la ley, por el cumplimiento de la condici√≥n o la expiraci√≥n del plazo se√Īalado para su vigencia o, si no hubiese norma expresa, por el cambio de los hechos o circunstancias que consigna-. De igual manera, de acuerdo al art√≠culo 12, inciso tercero, de la referida ley, los titulares de esos datos personales podr√°n solicitar su eliminaci√≥n, siempre y cuando concurran las circunstancias antes indicadas.

Como puede apreciarse de las normas citadas, las sanciones administrativas borradas en aplicaci√≥n del mencionado art√≠culo 31 del reglamento N¬į 11, se encuentran en la situaci√≥n descrita por los aludidos art√≠culos 6¬į y 12 de la ley N¬į 19.628, por cuanto constituyen datos caducos que, en cuanto tales, deben eliminarse de la hoja de vida del funcionario respectivo que mantenga esa instituci√≥n.

De esta manera se cumple, por lo demás, el propósito establecido en el reglamento en cuestión, en orden a que esas anotaciones que deben eliminarse no incidan en la eventual y posterior responsabilidad del funcionario que pudiera derivar de hechos nuevos.

En consecuencia, en relación con la situación planteada por el recurrente y con el mérito de lo expuesto, Carabineros de Chile debe arbitrar las medidas tendientes a eliminar las anotaciones negativas de don Jorge Hernández González.

Ramiro Mendoza Z√ļ√Īiga
Contralor General de la Rep√ļblica

Tendencias Ahora