Nacional
Las conmovedoras palabras que entregó el Papa a las reclusas de San Joaquín
Publicado por: Gabriel √Ālvarez
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

En su segundo d√≠a en Chile, durante la tarde, el papa Francisco visit√≥ el Centro Penitenciario Femenino San Joaqu√≠n, acompa√Īado de la presidenta Michelle Bachelet, donde fue recibido por las m√°s de 400 reclusas que quisieron participar de la actividad. Algunas de ellas estaban con sus hijos.

Antes de que el romano pont√≠fice entregara su discurso, la capellana del recinto, Nelly Le√≥n, pronunci√≥ algunas palabras donde aprovech√≥ de decir que ‚Äúen Chile se encarcela la pobreza‚ÄĚ. Tras ella, Jeanette Zurita, una interna condenada a 15 a√Īos por tr√°fico de drogas, mientras intentaba contener la emoci√≥n, le pidi√≥ al Papa que orara por ellas y sus hijos, pues precis√≥ que son quienes m√°s sufren por la privaci√≥n de libertad de sus madres.

Cuando llegó el turno de Francisco, junto con agradecer la presencia de todos los presentes, tuvo palabras especiales para Nelly y Jeannette.

‚ÄúGracias hermana Nelly por sus palabras y por testimoniar que la vida triunfa siempre por sobre la muerte‚ÄĚ, dijo, y agreg√≥: ‚Äúgracias Jeannette por animarte a compartir con nosotros tus dolores y por ese valiente pedido de perd√≥n. Cu√°nto tenemos que aprender de esa actitud tuya llena de coraje y dignidad. Todos tenemos que pedir perd√≥n, eso nos humaniza. Nos podemos equivocar, y cada d√≠a estamos invitados a volver a empezar de una u otra manera”.

Durante su mensaje tambi√©n abord√≥ la importancia que tiene el acto de pedir perd√≥n. ‚ÄúTodos tenemos que pedir perd√≥n, soy el primero, todos, eso nos humaniza. Sin esa actitud de pedir perd√≥n perdemos la conciencia de que nos equivocamos y de que cada d√≠a estamos invitados a volver a empezar‚ÄĚ, dijo.

Captura | TVN
Captura | TVN

La dignidad

Uno de los temas donde hizo mayor √©nfasis fue en el valor de la dignidad que debe tener el ser humano, independiente de su condici√≥n. ‚ÄúEstar privadas de la libertad no es sin√≥nimo de p√©rdida de sue√Īos y de esperanza. No quiere decir dejar de so√Īar. Ser privado de libertad no es lo mismo que estar privado de la dignidad, la dignidad no se toca a nadie, se cuida, se custodia, se acaricia. Nadie puede ser privado de la dignidad‚ÄĚ, afirm√≥ la m√°ximo autoridad de la Iglesia Cat√≥lica a nivel mundial, desatando la emoci√≥n entre las mujeres que lo escuchaban.

En ese sentido, se√Īal√≥ que Jes√ļs ‚Äúnos invita‚ÄĚ a superar la l√≥gica de dividir la realidad entre buenos y malos para entrar en otra din√°mica, que consiste en ‚Äúayudarnos para salir adelante‚ÄĚ. Por ello, remarc√≥ la labor que cumplen las madres y el desaf√≠o de gestar la vida, tras lo cual les dijo a las reclusas que ‚Äútienen una capacidad incre√≠ble de adaptarse, de salir adelante‚ÄĚ.

Como complemento de la relevancia de la dignidad, el papa Francisco enfatiz√≥ en el rol que debe cumplir la reinserci√≥n social para las reclusas. ‚ÄúToda pena que uno est√° llevando adelante para pagar una deuda con la sociedad, tiene que tener un horizonte, de reinsertarse, de prepararme para la reinserci√≥n. La sociedad tiene la obligaci√≥n de reinsertarlas a todas. Digo a cada una, con los tiempos distintos. Eso m√©tanselo en la cabeza y ex√≠janlo‚ÄĚ, sostuvo.

El Papa tambi√©n las inst√≥ a luchar contra todo tipo de etiqueta que diga que no se puede cambiar y remat√≥ aseverando que “el sue√Īo de ustedes debe ser la reinserci√≥n. La sociedad tiene la obligaci√≥n de reinsertarlas a todas‚ÄĚ.

Tendencias Ahora