Nacional
Peruana que trabaja con migrantes hace 17 a√Īos en Chile cont√≥ su experiencia al Papa Francisco
Publicado por: Martina Polanco Montenegro La información es de: Comunicado de Prensa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Se trata de Ofelia Cueva de 58 a√Īos, una mujer de nacionalidad peruana, que esta semana tuvo la oportunidad de contarle el testimonio de su trabajo en Chile al Papa Francisco, en un foro realizado en la ciudad de Roma, Italia. ‚ÄúNo aflojes, sigue adelante‚ÄĚ, le dijo el Santo Padre a la mujer.

Al igual que muchos migrantes que llegan a Chile, la mujer ven√≠a en busca de oportunidades, y es as√≠ como hace 17 a√Īos trabaja en una casa de acogida para migrantes de la Iglesia de Santiago, en la comuna de Providencia.

Esta semana, Ofelia viaj√≥ al VI Foro Internacional Migraci√≥n y Paz, que organiza la congregaci√≥n de los Scalabrinianos en Roma, donde la mujer le coment√≥ al Papa Francisco ‚ÄúYo hago mi trabajo con mucho amor y cari√Īo. S√© el sentimiento de un migrante, lo que es extra√Īar la casa, la familia, las costumbres, las fechas importantes. Ellos necesitan apoyo, yo las entiendo y les digo que es un sacrificio que uno hace por la misma familia, uno no sale de su pa√≠s porque quiere, si no por un motivo, ese motivo es la familia‚ÄĚ, se√Īal√≥ bastante emocionada.

Asimismo, agreg√≥ que es algo que nunca imagin√≥ ‚Äúno se puede describir la paz que se siente, nunca pens√© estar tan cerca de √©l, darle la mano y que √©l me hable. El poder venir aqu√≠ y dar mi testimonio junto al Santo Padre es un privilegio que nunca pens√©, es una obra de Dios por el trabajo que hago”, coment√≥ entre lagrimas.

El Padre Marcio Toniazzo, director de Incami del Arzobispado de Santiago, que trabaja con migrantes y es parte de la casa de acogida donde Ofelia desarrolla sus labores, dijo que ‚Äúella es la mam√° de la casa de acogida,la encargada de alojamiento, del comedor y de la escuela de asesoras de hogar. Ella paso por lo que hoy viven todos los hermanos que llegan a Chile, los gu√≠a, los ayuda y les ense√Īa‚ÄĚ.

Adem√°s, el sacerdote agreg√≥ que la mujer lleg√≥ como migrante a Chile, que no ten√≠a donde ir ni tampoco las herramientas para buscar trabajo y que nn d√≠a se dio la posibilidad de que aportara en aquella casa. “Ella les entrega seguridad, cari√Īo y afecto a los que hoy reci√©n comienzan la aventura de la migraci√≥n‚ÄĚ, expres√≥ el Padre Marcio.

URL CORTA: http://rbb.cl/g1d7
Tendencias Ahora