Vida
3 par√°metros para saber si eres sexualmente compatible con tu pareja
Publicado por: Scarlet Stuardo
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Mantener una relación amorosa con una persona puede resultar muy complejo si te detienes a analizar cada aspecto que compone este lazo. Desde el plano espiritual, emocional e intelectual, hasta el químico y sexual, cada área tiene sus niveles de compatiblidad que terminan por proyectar la duración e intensidad de la relación.

Respecto al aspecto m√°s “carnal” de todos, el sexo, muchos suelen culparlo de gran parte de los fracasos amorosos, condicion√°ndolo c√≥mo uno de los m√°s relevantes. Es por lo mismo que la secci√≥n de “moda” del portal espa√Īol El Pa√≠s, decidi√≥ adentrarse en los detalles de esta √°rea, tal como lo es la compatiblidad sexual de una pareja.

En esta l√≠nea, el bloguero de sexo y coach de seducci√≥n Harris O’Malley, quien colabora en diversos medios estadounidenses, explic√≥ que existen tres aspectos que miden la compatibilidad √≠ntima de una pareja y te pueden ayudar a hacer una idea de si est√°s o no con la persona correcta.

Ante estos punto, Iván Rotella, sexólogo, director de Astursex, centro de atención sexológica en Avilés y miembro de La Asociación Estatal de Profesionales de la Sexología (AEPS), ayudó a detallar las tres interrogantes planteadas por su colega.

Toma nota de estas tres claves:

¬ŅTenemos libidos similares?

Las diferencias en los niveles de deseo sexual suelen dar muchos problemas a las parejas y es una de las causas m√°s comunes por las que asisten a un profesional, asegura el sex√≥logo Iv√°n Rotella. “Una uni√≥n que s√≥lo se basa en el sexo no llegar√° muy lejos, pero tampoco le auguro mucha vida a aquellas que han enterrado su dimensi√≥n er√≥tica cuando el deseo de uno de los miembros sigue todav√≠a vivo”, detalla el especialista.

En esta l√≠nea, tambi√©n reconoce que hay parejas que “se quieren mucho pero son incapaces de entregarse el placer que esperan, porque en ellas el amor es m√°s fraternal que er√≥tico o porque tienen gustos opuestos”.

Sin embargo, a pesar de esta dificultad, el experto en comportamiento sexual humano destaca que, si pretenden ‘reavivar’ la llama, es muy importante facilitar los canales de comunicaci√≥n. A√ļn as√≠, enfatiza: “hablar de sexo no significa evaluar cada encuentro √≠ntimo sino saber qu√© piensa el otro del tema, sus actitudes, deseos, fantas√≠as, que espera de su sexualidad y c√≥mo se relaciona con ella”.

Pexels CC0
Pexels CC0

Iv√°n asegura que las diferencias de deseo pueden ajustarse y llegar a acuerdos. Una de las “t√©cnicas” que recomienda es recurrir al “autoerotismo” y compartir este espacio que luce privado, con la pareja. En tanto, tambi√©n es importante “respetar los desajustes de deseo temporales o moment√°neos, debidos a una enfermedad o al ingreso en una nueva etapa de la vida como, por ejemplo, la madurez o la menopausia”.

Pero no hay un “buen” pron√≥stico para todas las parejas. Rotella explica que es muy dif√≠cil (e incluso imposible) hacer que dos libidos inicialmente distintas convivan y logren ser felices. Iv√°n explica que hay personas que siempre tuvieron una libido baja, pero que el “enamoramiento” las confundi√≥.

2. ¬ŅCompartimos la misma idea respecto a la monogamia y la infidelidad?

Para construir una satisfactoria proyecci√≥n de la vida sexual, es importante hacerlo sobre una buena base, la que debe ser edificada de forma “personal y √ļnica, a partir de las necesidades y deseo de los integrantes de la pareja”. Uno de los puntos que pertenece a esta “base” es el concepto que ambos tienen sobre “fidelidad”.

Si bien para algunos un beso a un extra√Īo no significa mayor drama, a otros estos puede terminar “parti√©ndoles el coraz√≥n”. Ivan explica que es necesario crear un modelo personal (de la pareja) sobre el tipo de “fidelidad” en el que van a construir, para evitar este tipo de problemas.

CC0
CC0

“Podemos dise√Īar un modelo cl√°sico o gestionar de forma diferente el deseo er√≥tico hacia otras personas, basado en jugar al placer y no al amor. Algunas parejas permiten ciertos flirteos o relaciones puntales con otros, sin que eso suponga un agravio; mientras otras, no pueden siquiera vislumbrar esta posibilidad.

“Este cap√≠tulo es otro de los roces habituales de la relaci√≥n y muchas veces la causa de su ruptura, por eso es importante tener una visi√≥n similar respecto al tema, aunque luego pueda cambiar con los a√Īos o las experiencias”, a√Īade.

3. ¬ŅNos gusta el mismo tipo de sexo?

Aunque Iv√°n Rotella reconoce que es muy dif√≠cil que dos personas coincidan a la perfecci√≥n en sus gustos y preferencias er√≥ticas, si estos logran abrirse a probar cosas nuevas del gusto de su pareja -luego de conversar y llegar a un acuerdo-, es muy dif√≠cil que fracasen. “La diferencia de paladares, en vez de suponer un obst√°culo, puede llevarnos a probar sabores totalmente nuevos para nosotros”, opina el sex√≥logo.

“Hay personas incapaces de trasmitir al otro lo que le gusta, sus fantas√≠as, pero lo deseable en una relaci√≥n es sentir y hacer sentir al otro. Si los gustos son muy dispares o irreconciliables puede ser un problema, pero antes hay que intentar ser flexibles y abiertos y ense√Īar al otro, a su propio ritmo”, reitera.

“El sexo est√° revestido de gravedad y seriedad, cuando deber√≠a ser algo l√ļdico y hedonista”, opina el experto y a√Īade: “Cuando lo abordamos desde la segunda perspectiva las cosas cambian y nos atrevemos m√°s a probar y a expresar nuestros deseos, porque todo es menos determinista, menos trascendente”.

Pexels CC0
Pexels CC0
Tendencias Ahora