Vida
De cómo Tinder me cambió la vida: encontré el amor y me caso
Publicado por: Rubén Quast
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Un buen d√≠a de agosto de 2015, luego de una fatal ruptura y una soledad que promet√≠a acompa√Īarme por largo rato, instal√© en mi tel√©fono algo que me sugiri√≥ un gran amigo y que me cambiar√≠a la vida para siempre. Se trata de Tinder, esa fr√≠vola aplicaci√≥n de ligue por descarte que puede pasearte de la mentira al amor a trav√©s de una corazonada.

Sin ninguna expectativa de encontrar a esa persona que me hiciera enloquecer de amor, comencé a deslizar hacia la derecha o izquierda caras que me llamaran la atención o esas biografías que me dijeran algo más interesante.

Al principio no le agarraba el ritmo. A veces hab√≠a dado like a tantas personas que cuando lograba un Match no sab√≠a qui√©n era y por qu√© le hab√≠a confiado “mi coraz√≥n”, por lo que me deslizaba entre sus atributos para ser ‚Äúdigna‚ÄĚ de mi selecci√≥n.

Entre conversaciones iba descartando. Cuando no ten√≠an nada que decir o lo que dec√≠an no era de mi inter√©s iba abandonando corazones, mientras que otras m√°s osadas me invitaban a una cita a la primera o ped√≠an el WhatsApp para mandar fotos. Y, como no estaba buscando sexo, sino una pareja de vida (quiz√°s algo impensable por este medio), las eliminaba de mis ‚Äúconquistas‚ÄĚ.

Luego de citas infructuosas –una dama de compa√Ī√≠a que usaba la aplicaci√≥n para conseguir clientes, una persona totalmente distinta a las fotos, otra que me busc√≥ un l√≠o con su pareja y hasta la pedida de matrimonio en la primera salida– consiguieron que diera por muerta la utilidad de esta aplicaci√≥n, la que utilizaba s√≥lo en consideraci√≥n a mis horarios laborales y la incapacidad que tengo para llegar solo a un sitio y lograr conversar con alguien.

Daniele Pesaresi (CC) Flickr
Daniele Pesaresi (CC) Flickr

Mientras sucedía todo esto, había una chica que se tomaba su tiempo en responder: a veces tardaba hasta 3 días, lo que hizo que fuera interesante. Ella fue sincera de inmediato y me dijo que estaba bastante ocupada estudiando su segundo postgrado, trabajando, cuidando a su abuela enferma y, como conductora responsable, no escribía mientras conducía, así que se tardaría en responder (y claro, yo no estaba entre sus prioridades).

Una ma√Īana, harto de esperar a que me responda, le estamp√© mi n√ļmero telef√≥nico y le dije que me llamara cuando tuviese algunos minutos para regalarme. Y hasta el segundo d√≠a fue cuando escuch√© esa hermosa voz que me hizo temblar el piso y que me dijo: ‚ÄúDebes estar pregunt√°ndote qu√© hago en Tinder si no tengo tiempo ni siquiera para responder. Yo tambi√©n me lo pregunto‚ÄĚ.

Lo √ļnico que se me ocurri√≥ decirle fue: ‚ÄúMe siento afortunado de que tengas tiempo para m√≠‚ÄĚ. Acto seguido, me sent√≠ tan baboso que le ped√≠ disculpas y ella me dijo que le pareci√≥ que no ten√≠a que hacerlo, que hab√≠a sido demasiado tierno, para luego contarme que ten√≠a la tarde libre. Lo √ļnico que pens√© fue ir al cine y acept√≥.

Llegó 1 hora antes de lo planeado y yo todavía estaba escogiendo cuál camisa ponerme, así que me tocó apurarme. Llego a la boletería y allí estaba, sentada leyendo una guía. No daba crédito a lo que mis ojos veían. Me congelé. Era una belleza sin precedentes: un imán que atrajo toda mi ansiedad y que me dejó flechado.

Despu√©s de presentarme t√≠midamente, pas√© a comprar las entradas y, cuando ya estaba a punto de pagarlas, detuvo la transacci√≥n asegurando que ella pagar√≠a su boleto. Cuando le dije que yo invitaba, me refut√≥ diciendo ‚Äúyo puedo pagar, no tienes ninguna responsabilidad de hacerlo‚ÄĚ. Insist√≠, y estuvo de acuerdo solo cuando acept√© que entonces ella invitara el caf√© luego de la pel√≠cula.

Justo ahí fue cuando entendí dos cosas: además de ser una hermosa e inteligente mujer, era autónoma, y, por si no fuera suficiente, ya estaba asegurándose pasar más tiempo conmigo.

Luego de ese café y 18 meses, vivimos juntos y le acabo de pedir matrimonio… y me dio un super like.

Neda Andel (CC) Flickr
Neda Andel (CC) Flickr
URL CORTA: http://rbb.cl/fv38
Tendencias Ahora