Vida
Bebés que duermen en la habitación de sus padres reducen riesgo de muerte
Publicado por: Denisse Charpentier La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Los reci√©n nacidos deber√≠an dormir en una cuna en el dormitorio de los padres para reducir los riesgos de mortalidad relacionados con el per√≠odo de sue√Īo, como el s√≠ndrome de la muerte s√ļbita del lactante, seg√ļn las nuevas recomendaciones de la Academia Estadounidense de Pediatr√≠a (AAP).

Esta pr√°ctica debe realizarse al menos durante los seis primeros meses, e incluso extenderse hasta el a√Īo de edad, precis√≥ la asociaci√≥n m√©dica, que se√Īal√≥ que poner al beb√© a dormir en la habitaci√≥n de los padres reduce hasta en 50% el riesgo de muerte s√ļbita.

El informe se presentó el lunes en la conferencia anual de AAP, que se lleva a cabo en San Francisco (California), y se publicó en internet en la revista médica Pediatrics.

Se trata de la primera actualizaci√≥n de las recomendaciones de la AAP desde 2011 para crear un entorno de sue√Īo m√°s seguro para los lactantes.

“Sabemos que los padres pueden verse superados por la llegada al mundo de un ni√Īo y queremos proporcionarles una gu√≠a clara y sencilla sobre la forma y el lugar para dormirlos”, explica Rachel Moon, principal autora de las recomendaciones.

Cerca de unos 3.500 beb√©s mueren en su cama cada a√Īo en Estados Unidos, debido especialmente al s√≠ndrome de muerte s√ļbita del lactante o a la asfixia accidental.

El √≠ndice de mortalidad de los reci√©n nacidos disminuy√≥ en la d√©cada de 1990 tras el lanzamiento de una campa√Īa nacional para mejorar su seguridad durante las horas de sue√Īo, pero luego se estanc√≥.

El informe de la AAP recomienda acostar a los bebés sobre su espalda en una superficie firme en la cuna, envuelta en una sábana bien ajustada, así como evitar mantas, almohadas o peluches que pudieran cubrirlos y generar un calor excesivo.

Los beb√©s corren el mayor riesgo de muerte s√ļbita entre el primero y el cuarto mes de nacidos, pero nuevos estudios muestran que las mantas, almohadas u otros objetos blandos son peligrosos incluso para los beb√©s mayores de cuatro meses, se√Īala la AAP.

Los estudios tambi√©n muestran que colocar al beb√© boca arriba para dormir ha reducido la mortalidad por el s√≠ndrome de muerte s√ļbita en un 53% entre 1992 y 2001.

Contacto con la madre

Por otra parte, los pediatras estadounidenses insisten en sus nuevas recomendaciones en la importancia del contacto físico entre la madre y el recién nacido inmediatamente después del nacimiento, sin importar el tipo de parto.

El bebé es más feliz y su temperatura corporal es más estable y normal, al igual que su ritmo cardíaco.

El contacto con la piel de su madre facilita que el recién nacido sea poblado por las mismas bacterias y desarrolle así su sistema inmunológico.

El contacto físico con la madre y la lactancia parecen ser importantes para la prevención de alergias, dice la AAP.

Amamantar a los beb√©s tambi√©n aumenta la protecci√≥n contra el s√≠ndrome de muerte s√ļbita, de acuerdo con el estudio.

URL CORTA: http://rbb.cl/f0qs
Tendencias Ahora