Internacional
Martes 06 noviembre de 2018 | Publicado a las 00:02 · Actualizado a las 00:31
Insólito y milagroso rescate: bebé de 18 meses flotaba en océano tras escapar de carpa en la playa
Publicado por: Paola Alem√°n
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Son pocas las historias en el mundo, similares a la siguiente, que terminan en un final tan increíble como milagroso.

Para usar el √ļltimo t√©rmino, debe haber un √°ngel en el relato. Lo hay. Trabajaba pescando al momento de la im√°gen que nunca imagin√≥ avistar en Matata Beach, Nueva Zelanda. “Cuando pas√≥ flotando, pens√© que era solo una mu√Īeca”, dijo Gus Hutt, al peri√≥dico neozeland√©s nzherald.co.nz.

“Entonces, extend√≠ la mano y lo agarr√© por el brazo; incluso entonces pens√© que era solo una mu√Īeca”. No lo era, pero describe que su cara era como de porcelana, con pelo corto y humedecido. Considerar que no era real qued√≥ atr√°s en un chillido del peque√Īo. “Dios m√≠o, esto es un beb√© y est√° vivo”, se dijo el hombre que solt√≥ sus redes para atrapar al beb√©. Se trata de un rubro inesperado en un mar que le da el sustento diario.

Eran las 07:15 AM, cuando Hutt vio al ni√Īo, flotando pac√≠ficamente, dej√°ndose arastrar por la corriente marina, pero aparentemente sin vida. El pescador relata que es una verdadera suerte que lo haya visto. Por lo general, no es su zona de trabajo. El pasado 26 de octubre, cuando ocurri√≥ el ins√≥lito evento, se hab√≠a adentrado 100 metros a la izquierda, hacia Tauranga. Ya estaba destinado a que se encontrara al beb√©.

ABC Australia
ABC Australia

¬ŅC√≥mo se escapa un beb√© de 18 meses de un campamento?

Cuando el pescador ten√≠a entre sus manos al beb√©, identificado como Malashi Reeve, sali√≥ hacia la playa a bordo de su bote y encontr√≥ a su esposa, Sue. El campamento m√°s cercano al sitio del hallazgo, era el Murphy’s Holiday Camp. La mujer pregunt√≥ en la administraci√≥n por los padres de un beb√© y solo hab√≠a una pareja con esas caracter√≠sticas.

Corri√≥ hacia la carpa de los esposos, seg√ļn relata Hutt. Su esposa, al parecer, despert√≥ a los padres sacudiendo la carpa con sus manos y con la pregunta “¬ŅD√≥nde est√° tu beb√©? Acabamos de sacar uno del mar"”. La madre, Jessica White, simplemente grit√≥, seg√ļn el relato del pescador.

El peque√Īo ni√Īo, despert√≥ antes que sus padres. Abri√≥ el cierre de la carpa sin que estos se dieran cuenta y emprendi√≥ el camino, gateando hacia la playa. Minutos despu√©s, yac√≠a mar adentro, con la suerte de haber sido encontrado por el pescador Hutt. “Tuvo mucha suerte, no estaba destinado a irse; no era su momento”.

nzherald-co-nz
nzherald-co-nz

Hutt, asegura que tras el rescate, se dio a la tarea de seguir las huellas del bebé, desde que salió de la carpa, hasta el lugar exacto en que se adentró al mar.

A esas alturas de “la pesca del d√≠a”, el cuerpo de bomberos local y la polic√≠a, ya trasladaban al peque√Īo, junto a sus padres, a un hospital de Matata, para verificar que todo estuviera bien con el ni√Īo.

No se inform√≥ de lesiones u otro da√Īo en la salud del beb√©, tampoco de cargos contra sus despistados y sonnolientos padres, quienes no paraban de dar las gracias al pescador y a su especie de br√ļjula divina, esa ma√Īana en la que evit√≥ una tragedia.

“Se retorc√≠a tratando de agacharse para echarle un vistazo a todo, era solo un cr√≠o encantador y descarado”, describi√≥ el pescador al beb√© con suerte.

The Sidney Morning Herald
The Sidney Morning Herald
Tendencias Ahora