Internacional
Miércoles 06 marzo de 2019 | Publicado a las 17:16 · Actualizado a las 17:18
De Yemen a Venezuela: instrumentalización política de la ayuda humanitaria "alimentando" conflictos
Por Paola Alem√°n
La información es de Deutsche Welle
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

En promedio, cada venezolano perdió más de diez kilos de peso en 2017, por lo que es posible cuantificar los efectos devastadores de la actual crisis de suministros en el país sudamericano. En consecuencia, debería ser indiscutible otorgar facilidades para llevar comida a las personas que obviamente lo necesitan.

Sin embargo, el poder político de tales suministros es mucho mayor que su valor nutricional. Cuando un convoy con 600 toneladas de alimentos y medicinas enviado desde Estados Unidos quiso cruzar la frontera con Colombia, el presidente Nicolás Maduro bloqueó el acceso por la fuerza.

Rusia acus√≥ a Estados Unidos, que apoya al retador de Maduro, Juan Guaid√≥, de “una politizaci√≥n impropia de la ayuda humanitaria”, solo para que despu√©s la propia Rusia prometiera m√°s suministros de ayuda, buscando fortalecer a Maduro y debilitar al autoproclamado presidente interino.

La politizaci√≥n de los suministros de socorro hizo que la dif√≠cil situaci√≥n del pueblo se transformara en una cuesti√≥n pol√≠tica, tal como lo advirti√≥ el director del programa de la organizaci√≥n no gubernamental Malteser International, Sid Peruvemba, quien se√Īal√≥ que “la situaci√≥n en la frontera demuestra una vez m√°s lo importante que es brindar ayuda humanitaria sin consideraciones pol√≠ticas. Un consenso internacional que se est√° violando, en detrimento de la gente”.

Schneyder Mendoza / Agencia France-Presse
Schneyder Mendoza / Agencia France-Presse

Ayuda a través de organizaciones no gubernamentales y la ONU

En estos d√≠as, la influencia pol√≠tica en Venezuela es extrema, pero no es un caso √ļnico. A menudo, el sufrimiento de la gente es usado como forma de presi√≥n en los conflictos armados. A veces, sin embargo, los suministros tambi√©n est√°n vinculados a las condiciones pol√≠ticas internas del donante, como en 2001, cuando el Gobierno federal alem√°n ayud√≥ a la poblaci√≥n norcoreana hambrienta, aunque con carne de res que nadie en el pa√≠s quer√≠a comprar debido al esc√°ndalo de las vacas locas.

Los actores gubernamentales a menudo están expuestos a conflictos de interés, como ocurre en Venezuela. Por ello, no organizan directamente la entrega de ayuda humanitaria, sino que transfieren dinero a organizaciones multilaterales, que se encuentran principalmente bajo el paraguas de la ONU, o bien recurren a organizaciones no gubernamentales (ONG).

“En Siria, el Gobierno ha intentado durante alg√ļn tiempo obstruir masivamente el trabajo de las organizaciones de ayuda en las √°reas que ya no est√°n bajo su control”, dice Simone Pott, de la organizaci√≥n no gubernamental alemana Welthungerhilfe, que participa actualmente en 13 proyectos en ese pa√≠s.

En 2017, la ONG invirtió un total de 17,3 millones de euros en Siria. Con esa suma ayudó a 620 mil personas, pero una y otra vez tuvo que sortear obstáculos: no se otorgaron visas a sus empleados y las acreditaciones no estaban garantizadas, cuenta Pott.

Agencia France-Presse
Agencia France-Presse

Pott agrega que en estos casos de crisis se necesita transparencia absoluta para evitar sospechas de apoyo a una de las partes. “En tales √°reas en conflicto, es importante que siempre se explique de manera transparente a todas las partes exactamente qu√© se est√° haciendo en el sitio, cu√°ntas personas tiene en el terreno y con qu√© art√≠culos de socorro cuenta para que nadie pueda culparte por apoyar secretamente a ninguna de las partes‚ÄĚ. En general, es importante para el trabajo de las organizaciones humanitarias hacer buenos contactos a nivel local.

Sin embargo, seg√ļn Pott, tambi√©n hay regiones en las que los equipos de ayuda trabajan de manera encubierta, porque el peligro de ataques o secuestros es demasiado grande. “En Pakist√°n, por ejemplo, ya no se puede reconocer un autom√≥vil de Welthungerhilfe”.

La guerra de Yemen

La inestabilidad dentro de un país es una barrera importante para hacer llegar la ayuda a quienes lo necesitan. Un buen ejemplo de que esto puede tornarse dramático para la población es el caso de Yemen, donde se libra una guerra por la supremacía en la región.

El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) est√° duplicando su ayuda para socorrer a 12 millones de personas en el pa√≠s √°rabe. Sin embargo, en el √ļltimo a√Īo, el PMA se quej√≥ de que parte de los suministros no llegaba a los necesitados, sino que los funcionarios locales los desviaban y los vend√≠an.

En el pasado, las partes en conflicto han bloqueado repetidamente el puerto de Hudeida, donde se recibe alrededor del 70 por ciento de los env√≠os de ayuda a Yemen. La redistribuci√≥n de bienes tambi√©n depende de la misericordia y arbitrariedad de las partes en conflicto. “Siempre hay obst√°culos”, dice Pott.

DW
DW

¬ŅC√≥mo trabajar con seguridad?

En las √ļltimas d√©cadas, Pott ha observado que las l√≠neas rojas se cruzan con cada vez m√°s frecuencia. “Vemos una ruptura de est√°ndares, por ejemplo, con el bombardeo de hospitales y estaciones hospitalarias en Siria‚ÄĚ, dice.

Se aconseja a las organizaciones de ayuda que ejerzan moderación incluso en tales situaciones para no volverse políticamente vulnerables. Welthungerhilfe hace un llamado a la comunidad internacional para que cumpla y haga cumplir las normas de la ONU.

Las reglas de neutralidad del derecho internacional humanitario deben ser respetadas para que los socorristas “tengan la oportunidad de hacer su trabajo profesionalmente”. Esto tambi√©n influye en que las propias organizaciones puedan determinar d√≥nde se necesita ayuda, en lugar de recibir informaci√≥n de quienes se encuentran en el poder.

Tendencias Ahora