Un brote de gripe aviar en Israel ha matado a más de 5.000 aves migratorias y las autoridades alertan de una posible escasez de huevos en las próximas semanas porque las aves de corral son sacrificadas como medida de precaución.

El brote ha obligado a cerrar la popular reserva natural ornitológica de Agamon Hula, al norte del país, y a vigilar de cerca el asentamiento agrícola de Margaliot, informaron hoy las autoridades israelíes.

El primer ministro de Israel, Naftali Benet, se reunió hoy con su asesor de seguridad nacional, Eyal Hulata, y otros expertos en sanidad animal para abordar este brote de gripe aviar y evitar que pase a los humanos.

De momento no se ha confirmado ningún caso de transmisión humana, indicó la Oficina del Primer Ministro, y las personas que trabajan en contacto con estos animales ya están recibiendo tratamiento preventivo.

En la reunión, Bennet fue informado sobre las labores llevadas a cabo por el Ministerio de Agricultura para sacrificar y evacuar las aves infectadas para detener la propagación de la enfermedad en granjas y en la vida silvestre y se ha determinado que quien haya estado en contacto con aves infectadas reciba tratamiento preventivo.