El régimen de Siria ejecutó a 24 personas acusadas de ocasionar incendios forestales mortales a finales de verano de 2020, informó este jueves el ministerio de Justicia. Otros veinte, incluidos cinco menores, fueron condenados a penas que iban desde 10 años de prisión hasta cadena perpetua.

Un total de 24 personas han sido ejecutadas en Siria tras ser sentenciadas por realizar “actos terroristas” mediante “el uso de materiales incendiarios” que produjeron pérdidas humanas y daños materiales, informó este jueves el Ministerio de Justicia sirio.

El departamento indicó en sus páginas oficiales que las ejecuciones fueron llevadas a cabo el miércoles y que los sentenciados había provocado incendios, que causaron pérdidas humanas y daños a infraestructuras estatales así como a propiedades públicas y privadas.

La sentencia por la que fueron condenadas esas 24 personas, a las que se aplicó la ley antiterrorista, fue ratificada por un tribunal de casación y cuando fue dictada incluyó cadenas perpetuas con trabajos forzados para otros once acusados de provocar incendios en instalaciones públicas y privadas, tierras agrícolas y bosques.

También se condenó a otras cuatro personas a trabajos forzados y a cinco menores de edad a penas de cárcel de entre diez y doce años por participar en este tipo de crímenes.

Casi 300 poblados afectados

A finales del año pasado, el Ministerio del Interior detuvo a los supuestos responsables por varios incendios en las provincias occidentales de Latakia, Tartus y Homs, y a otros involucrados en ellos y aseguró que habían confesado haber iniciado los fuegos.

En total el año pasado se declararon en esas tres provincias 187 incendios, que afectaron a 280 pueblos y ciudades, consumieron 13.000 hectáreas de cultivos, 11.000 hectáreas de bosques y dañaron 370 viviendas, según las autoridades sirias.

Además, dañaron diverso equipamiento agrícola y ganadero e infraestructuras relacionadas con la red eléctrica, el suministro de agua, el alcantarillado y el servicio telefónico, con pérdidas directas para los agricultores estimadas en unos 8,5 millones de dólares.

Siria es escenario de un conflicto armado desde 2011 y, en el marco de las tensiones entre las partes beligerantes, ha habido acusaciones cruzadas de incendios, achacados en algunas ocasiones al grupo terrorista Estado Islámico (EI).