Internacional
Miércoles 02 enero de 2019 | Publicado a las 07:25
En regi√≥n iraqu√≠ luchan contra la mutilaci√≥n genital femenina: v√≠ctimas no superan los 5 a√Īos
Por Gonzalo Cifuentes
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

A pesar de la amenaza de lluvia en la localidad de Sharboty Saghira, en el Kurdist√°n iraqu√≠, una mujer se niega a moverse de las puertas de una casa en la que dos ni√Īas est√°n en riesgo de sufrir mutilaci√≥n genital.

“¬°S√© que est√°n en casa! Solo quiero hablar”, grita Kurdistan Rasul, una kurda iraqu√≠ de 35 a√Īos que lleva a cabo una cruzada con la oeneg√© WADI contra la mutilaci√≥n genital femenina (MGF).

La propia Rasul fue v√≠ctima de peque√Īa de MGF, una pr√°ctica mediante la cual se extirpan total o parcialmente los genitales externos femeninos y que era extremadamente frecuente en la regi√≥n.

La campa√Īa de WADI ha ayudado a reducir esta pr√°ctica y Rasul contribuye a erradicarla en Sharboty Saghira, al este de la capital regional, Erbil. Ya visit√≥ la localidad en 25 ocasiones, desafiando la teor√≠a del im√°n de que el Islam ordena lo ordena y advirtiendo a las comadronas sobre los riesgos de infecci√≥n y trauma emocional.

Esa ma√Īana de cielo gris, Rasul invita a los aldeanos a hablar sobre su salud en la mezquita y aprovecha para describir los riesgos. Al final, una mujer se le acerca y le cuenta que su vecina planea someter a sus dos ni√Īas a la ablaci√≥n genital.

Eso envía a Rasul hasta la casa, donde llama a la puerta antes de empezar a pedir frenéticamente que le dejen entrar. Pero la puerta permanece cerrada.

“Estamos cambiando las convicciones de la gente. Por eso es tan dif√≠cil”, cuenta Rasul a la AFP alej√°ndose de la vivienda.

“Apenas una ni√Īa”

La MGF se ha practicado durante décadas en el Kurdistán iraquí, una región generalmente conocida por sus posturas progresistas en materia de derechos de la mujer.

Las v√≠ctimas suelen tener cuatro o cinco a√Īos y quedan afectadas durante a√Īos, con sangrados, una sensibilidad sexual extremadamente reducida, desgarros durante los partos y depresi√≥n. Algunas mueren debido a la p√©rdida de sangre o a infecciones.

Las autoridades kurdas prohibieron la MGF en 2011 a trav√©s de una ley sobre violencia dom√©stica, amenazando a los responsables con hasta tres a√Īos de prisi√≥n y una multa de unos 80.000 d√≥lares. Desde entonces, los casos se redujeron.

Seg√ļn una encuesta del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) de 2014, un 58,5% de las mujeres del Kurdist√°n hab√≠an sido mutiladas.

En la actualidad, la tasa es de 37,5% para las mujeres de entre 15 y 49 a√Īos. En cambio, en el resto de Irak es inferior a 1%.

“Me cort√≥, me dol√≠a y llor√©”, recuerda Shukriyeh, de 61 a√Īos, sobre el d√≠a en que su madre la mutil√≥, hace m√°s de 50 a√Īos. “Apenas era una ni√Īa. ¬ŅC√≥mo iba a enojarme con mi madre?”, manifest√≥.

Las seis hijas de Shukriyeh tambi√©n sufrieron eso, pero debido a las intensas campa√Īas, rechazaron hacerle lo mismo a sus hijas.

Hace unos a√Īos, Zeinab, de 38, permiti√≥ que algunas familiares mutilaran a su hija mayor cuando ten√≠a tres a√Īos.

Tras las sesiones de WADI, protegió a sus otras dos hijas de la ablación genital.

“En aquel momento lo acept√©, pero ahora no lo har√≠a. S√≠, lo lamento. ¬ŅPero qu√© puedo hacer ahora?”, dijo.

Safin Hamed | Agence France-Presse
Safin Hamed | Agence France-Presse

“De mujeres contra mujeres”

Para Rasul, es difícil combatir un tipo de violencia basada en el género que practican las propias mujeres.

“Los hombres y las mujeres j√≥venes est√°n de acuerdo en que se deber√≠a poner fin a la MGF. Pero cuando nos vamos de un pueblo, las mujeres mayores les dicen: ‘Tengan cuidado, esa oeneg√© quiere crear problemas"”, sostuvo.

“A esas mujeres les dijo que esto es una violencia que llevan a cabo con sus propias manos, de mujeres contra mujeres”, se√Īal√≥ Rasul.

La cercanía de quienes practican la ablación dificulta que las víctimas acudan a la justicia.

“La ley de 2011 no se est√° usando porque las ni√Īas no van a denunciar a sus padres o madres”, apunta Parwin Hassan, quien lidera la unidad contra la MGF del gobierno regional kurdo.

Seg√ļn Hassan, las autoridades kurdas desvelar√°n una estrategia este a√Īo para fortalecer la ley de 2011 y llevar a cabo m√°s campa√Īas.

Tendencias Ahora