Internacional
Comunidad LGBT del Magreb exige la despenalización de la homosexualidad
Publicado por: Diego Vera La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La Primavera √Ārabe abri√≥ una ventana para la comunidad LGBT del norte de √Āfrica, pero seis a√Īos despu√©s sigue luchando por algo tan b√°sico como la despenalizaci√≥n de la homosexualidad, denunciaron varios activistas en Madrid con motivo del WorldPride.

En T√ļnez, la fr√°gil democracia instaurada tras la revoluci√≥n de 2010-2011 ha permitido que la situaci√≥n de los homosexuales pueda debatirse p√ļblicamente.

Sin embargo, est√° castigada con 3 a√Īos de c√°rcel, en virtud del art√≠culo 230 del C√≥digo Penal. Parad√≥jicamente, este mismo pa√≠s legaliz√≥ el aborto en 1973, antes por ejemplo que Francia.

Marruecos y Argelia, dos pa√≠ses donde el poder resisti√≥ los embates de la Primavera √Ārabe, tambi√©n castigan la homosexualidad con penas de c√°rcel, al igual que Libia. Y en Mauritania se contempla incluso la pena de muerte, aunque no se aplica.

En un encuentro de m√°s de 180 activistas celebrado de lunes a mi√©rcoles en Madrid, el tunecino Hafedh Trifi record√≥ que la “prioridad” es la derogaci√≥n de ese art√≠culo y tambi√©n del test anal, una pr√°ctica “inhumana” y “degradante”, a la que se recurre para certificar que un detenido ha tenido pr√°cticas homosexuales.

La comunidad LGBT plante√≥ la derogaci√≥n de ese art√≠culo cuando las elecciones legislativas de 2014, pero se encontr√≥ con el “silencio de todos los partidos”, lamenta Trifi.

Incluso, en el partido islamista Ennahda, que cuenta con la mayor bancada del Parlamento y forma parte del gobierno de coalici√≥n, hay dirigentes que “dicen que es una enfermedad que hay que tratar, o que incluso hay que matar, encarcelar o mandar al exilio a los homosexuales”, a√Īade Trifi.

Los obst√°culos no s√≥lo vienen del lado religioso. En octubre de 2015, el presidente tunecino, el laico Beji Caid Essebsi, asever√≥ a una televisi√≥n egipcia que la derogaci√≥n del art√≠culo 230 “no tendr√° lugar. Me niego a ello”.

En la vecina Argelia, el im√°n Ludovic-Mohamed Zahed, nacido all√≠ hace 40 a√Īos y abiertamente homosexual, afirma que “existe la impresi√≥n de que ni siquiera es posible debatir de estos problemas”.

Seg√ļn √©l, el pa√≠s est√° en manos de una “oligarqu√≠a militaro-econ√≥mica”, temerosa de la diversidad.

“Si la gente vive en un clima de diversidad y de debate, (la √©lite) perder√° el poder, y lo sabe muy bien (…) Es f√°cil controlar a una poblaci√≥n uniformizada”, denuncia este im√°n instalado en Francia desde los a√Īos 90.

En Egipto, la ca√≠da de Hosni Mubarak en 2011 tampoco se tradujo en una mayor apertura. All√≠, la ley no castiga expresamente la homosexualidad, pero tanto con √©l como con el actual presidente Abdel Fatah al Sisi, son habituales las condenas a penas de c√°rcel contra hombres homosexuales por “libertinaje”.

En un panel sobre la comunidad LGBT en el mundo isl√°mico, en la Universidad Aut√≥noma de Madrid, el activista y educador social Daniel Ahmed Said advirti√≥ no obstante contra toda visi√≥n “esencialista” de la homofobia en los pa√≠ses musulmanes.

Said record√≥ que en el norte de √Āfrica y en Oriente Medio, la colonizaci√≥n francesa y brit√°nica a partir del siglo XIX se tradujo en “la importaci√≥n de una r√≠gida moral en lo relativo a la sexualidad”.

Hafedh Trifi apunt√≥ en ese sentido que en T√ļnez las leyes contra la homosexualidad llegaron con el protectorado franc√©s, instalado en 1881.

El caso turco

Especialmente complejo es el caso de Turqu√≠a, donde el laicismo es uno de los pilares de la Rep√ļblica moderna fundada en 1923.

En Estambul se celebró la primera marcha del orgullo gay en 2003. Sin embargo, desde 2015 las autoridades de la ciudad la han prohibido, invocando razones de seguridad.

En realidad, explica a la Agence France-Presse, Sedef Çakmak, activista y concejala del distrito de Besiktas, la prohibición esconde motivaciones políticas y religiosas.

“Turqu√≠a es un pa√≠s laico, as√≠ que no pod√≠an escribir abiertamente que la prohibici√≥n (de 2015) era por el Ramad√°n. Sin embargo, al tel√©fono nos dijeron que la prohibici√≥n se deb√≠a al Ramad√°n”, el mes de ayuno ritual de los musulmanes.

En 2014, a√Īade √áakmak, la marcha del orgullo gay de Estambul reuni√≥ a unas 80.000 personas. A partir de ah√≠, el gobierno “vio que el movimiento LGBT era un actor pol√≠tico en el pa√≠s, y empez√≥ a verlo como una amenaza”.

Actualmente, Turquía vive bajo el estado de emergencia instaurado tras el golpe de Estado fallido de julio de 2016 contra el gobierno del presidente Recep Tayyip Erdogan.

La homosexualidad no est√° penada, pero por otro lado “no hay leyes que proh√≠ban la discriminaci√≥n basada en la orientaci√≥n o la identidad sexual”, se√Īala la concejala √áakmak, de 35 a√Īos.

“Con esto, lo que est√° queriendo decir el Estado es que no le preocupa lo m√°s m√≠nimo lo que ocurra con la comunidad LGBT”, concluye.

Tendencias Ahora