Internacional
Se agudiza escasez en Siria: Poblaci√≥n recurre a ba√Īos p√ļblicos para obtener agua
Publicado por: Fabián Barría La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Fuera de las evidentes pérdidas físicas y materiales que ha traído el conflicto sirio a sus afectados, un nuevo tema agobia a los habitantes de la ciudad de Damasco: hace dos semanas no tienen agua.

Son m√°s de 5,5 millones de personas que reclaman la falta del elemento esencial y que han tenido que acudir a los ba√Īos p√ļblicos para higienizarse.

Tras los combates en la localidad de Wadi Barada, sector rebelde ubicado 15 kil√≥metros al noroeste de la ciudad capital y en donde, por lo dem√°s, se encuentran los mayores centros de abastecimiento de agua potable para el pa√≠s, los da√Īos a la red no han sido reparados y los grifos siguen casi secos, entregando l√≠quidos que s√≥lo alcanzan para beber.

La situaci√≥n gener√≥ que las personas se vieran obligadas a acudir a los ba√Īos turcos p√ļblicos -hammams- de la ciudad, cuesti√≥n que los ha colapsado. Al Malik Al Zahir, uno de los m√°s antiguos de la ciudad, contruido en el a√Īo 985, durante la dinast√≠a abasida, duplic√≥ las visitas desde la escasez del elemento.

Los hammams, en Oriente Medio y Turquía, son una antigua tradición aunque, por ahora, se han convertido en toda una necesidad.

La afluencia se duplicó

“No me ha ba√Īado desde que cortaron el agua. La poca que nos llega la usamos para beber y lavar los platos”, explica Anwar al Ades, un damasceno de 34 a√Īos, envuelto en una toalla.

“Hab√≠a previsto c√≥mo reaccionar ante los cortes el√©ctricos y de combustible, pero nunca se me ocurri√≥ que podr√≠a sufrir una penuria de agua. A este ritmo, voy a tener que elaborar un plan por si se acaba el aire en la ciudad”, dice, ironizando, Habib Isa, un peluquero de 32 a√Īos sentado en la sala de relajaci√≥n.

Como todos los ba√Īos turcos, Al Malik Al Zahir cuenta con tres secciones: el agua a vapor, la zona de masajes y la de relajaci√≥n.

Fuera de las zonas de higiene, muchos son los que esperan a que, quienes se encuentran dentro, salgan para ocupar el lugar. √Čsto, mientras el tel√©fono del propietario, Basam Kebab, no para de sonar.

El n√ļmero de clientes se duplic√≥. Ahora vienen por necesidad, mientras que antes lo hac√≠an por placer”, explica el due√Īo. Adem√°s, asegura que “intentamos no rechazar clientes y le pedimos a la gente que no se entretenga demasiado para que podamos recibir a todos los que quieren darse un ba√Īo”.

Kebab afirma que los precios para acceder al lugar no han subido ni subir√°n. La sesi√≥n sigue costando 1.200 libras sirias (2,4 d√≥lares estadounidenses) con un peque√Īo suplemento para el masaje.

Los damascenos están expectantes al cese de los combates y, por ende, a la reparación de la central de abastecimiento de agua para, prontamente, solucionar su precaria situación.

URL CORTA: http://rbb.cl/flx5
Tendencias Ahora