¿Existe una “cultura de la cocaína" en el Parlamento británico? Es lo que debe dilucidar una investigación tras el hallazgo de trazas del estupefaciente en la mayoría de los lavabos del reciento, de acuerdo con revelaciones del periódico Sunday Times.

El presidente de la Cámara de los Comunes, Sir Lindsay Hoyle, pidió a la policía que investigue los restos de cocaína encontrados en 11 de los 12 lavabos del Parlamento británico, según denunció el dominical Sunday Times, que realizó su propia investigación.

Al parecer las trazas fueron encontrados en lavabos repartidos por todo el edificio, incluido el baño cercano a la oficina del primer ministro. Diversas fuentes contaron de forma anónima que el consumo de cocaína es una práctica habitual por parte de un grupo de diputados de todas las edades. Al parecer existe una “cultura de la cocaína en el Parlamento”.

El dominical también explica que durante el último año dos vendedores de droga fueron arrestados y otras 13 personas detenidas por poseer sustancias ilícitas “dentro o en el entorno del recinto parlamentario”.

El presidente de la Cámara ha dicho también que está estudiando la posibilidad de incluir a perros adiestrados para detectar sustancias ilegales en el recinto. La posesión de drogas del tipo A como la cocaína está penalizada en el Reino Unido con hasta 7 años cárcel y multas ilimitadas y la distribución con penas de por vida.

Se da la ironía que el escándalo ha estallado mientras se debate en la sala el nuevo plan antidrogas.